Título

WELCOME TO MY TRAVEL VLOG

© 2024 LOS VIAJES DE OSCAR. Travel stories, Photography and Video

ULTIMAS PUBLICACIONES

viernes, 25 de marzo de 2022

MUNICH (GERMANY) 2022 february

Hay muchas guías en internet sobre "qué hacer en Munich en un día", y que te ayudan a organizar una ruta por los lugares más interesantes de la capital de Baviera, aprovechando al máximo todo el tiempo disponible.

En mi caso, por una escala de 12h. en un vuelo de Bilbao a Mascate (Oman), pude visitar durante 8 horas esta ciudad alemana que, la verdad, no es un lugar en el que, en mi opinión merecería pasar más de un día pues lo más interesante lo puedes ver en ese tiempo.

Munich es la tercera capital de Alemania por nº de habitantes (1,5 millones) y presume de contar con una alta calidad de vida. Es todo un centro financiero y empresarial, albergando las sedes de multinacionales como Allianz, BMW, B/S/H/, MAN, Osram, Sixt o el Grupo Siemens.

Su centro histórico gira entorno a la fantástica Marienplatz, uno de los lugares que no puedes perderte en la ciudad. Además de sus elegantes y históricos edificios, la ciudad cuenta con una gran oferta cultural en forma de museos, parques bien cuidados en los que dar un paseo, antiguas iglesias, una animada vida nocturna y una gastronomía típica germana, en la que –cómo no- destacan las salchichas y las grandes jarras de cerveza.


En este recorrido puedes ver lo más imprescindible 


Las mejores formas de llegar a tu hotel o al centro de la ciudad desde el aeropuerto, situado a 28 kilómetros de Múnich, son:

Tren: Las líneas de tren S1 y S8 salen cada 10 minutos del aeropuerto y te llevarán a varias estaciones del centro de Múnich en poco más de media hora. Los trenes están operativos desde las 4 de la madrugada hasta la 1 de la noche.

Autobús: El Lufthansa Airport Bus sale cada 15 minutos y te llevará a la Estación Central en 45 minutos. El horario es desde las 6:30h hasta las 22:30h.

Taxi: Por un precio de unos 80 euros, muy caro, podría ser una buena opción si te alojas lejos de una parada de tren o bus, y siempre y cuando seáis varios pasajeros para compartir este gasto. Yo es lo que hice.

Si empiezas a primera hora de la mañana, puedes hacerlo con un agradable paseo por Englischer Garten o jardín inglés, un espacio verde favorito de muchos alemanes, aunque nosotros no fuimos porque hacía un frío tremendo.

Al salir del parque en dirección al centro te encontrarás con la popular plaza de  Odeonsplatz, diseñada como una entrada triunfal para la ciudad y el jardín Hofgarten, otros dos de los lugares que visitar en Múnich imprescindibles. El pequeño y precioso jardín de estilo renacentista de Hofgarten llama la atención por el edificio central del Templo de Diana mientras que Odeonsplatz, una plaza rodeada de edificios históricos, rivaliza en belleza con la Marienplatz. Entre los lugares más destacados de la plaza se encuentra el monumento Feldherrnhalle, símbolo de honor al ejército bávaro, y la Iglesia de los Teatinos, con una impresionante decoración barroca en su interior.



Pasamos por la plaza de Max Joseph


Cerca estaba el Palacio Real o Residenz, considerado el palacio más grande de Alemania, de 1385.

Puedes acercarte a la famosa cervecería Hofbräuhaus para comer un plato de salchichas con una buena jarra de cerveza, una de las mejores cosas que hacer en Múnich. Esta cervecería, una de las más antiguas del mundo, tiene una triste etapa cuando Hitler la utilizaba para dar discursos mientras se formaba el partido nazi.

Los orígenes de la cervecería Hofbrauhaus se remontan a 1589, cuando solo abastecía a unas pocas familias. Tiempo después,  en 1828, la fábrica de cerveza fue trasladada y entonces fue cuando se expandió y se dio a conocer a todo el mundo. Curiosamente siempre ha sido un lugar importante en cuestiones políticas, ya que tenía clientes asiduos como Lenin o Hitler entre otros políticos destacados.











Más de 35.000 personas van a estos salones todos los años, sobre todo en el famoso Oktoberfest.

Múnich fue una de las ciudades más implicadas en el movimiento nazi y hay varios edificios en los que todavía está presente las huella que dejó aquella trágica época.

Puedes ver la entrada a la espectacular Marienplatz en la que tienes la fachada neogótica del Nuevo Ayuntamiento: cuando suenan las 11, las 12 y las 17 horas, se puede ver un magnífico carrillón con figuras mecánicas que recrean escenas de la historia de Múnich. Esta es la zona central y el alma de Múnich. Se puede subir a su torre.

En la plaza también se encuentra el edifico del Viejo Ayuntamiento con un bonito interior medieval, la gran Columna de Santa María y la Fuente de Fischbrunnen












Quisimos subir a la torre de la Iglesia de San Pedro, con 300 escalones, para comprobar las vistas de Marienplatz y del casco antiguo de Múnich, pero estaba cerrada. Esta iglesia, gótica, es más antigua de Múnich (1.180) y conserva los restos de Santa Mundicia, con su esqueleto recubierto de oro y joyas preciosas





Volvi a coger la calle peatonal de Neuhauserstrasse, llena de tiendas y grandes almacenes, en la que puedes ver la bonita fachada de la Hirmer Stammhauses, visitar la antigua iglesia jesuita de San Miguel o comprarte un bretzel en algún puesto callejero.








Antes de llegar a Hirmer Stammhauses puedes desviarte por una de las calles adyacentes para ver la enorme Catedral de Múnich conocida como la Frauenkirche, la iglesia más grande de la ciudad, siendo uno de los edificios góticos más grandes en Alemania, hecha con ladrillos rojos, 

Neuhauserstrasse te llevará hasta la popular Karlsplatz, una plaza en la que se encuentra otra de las antiguas puertas de acceso a la muralla y el impresionante Palacio de Justicia, con una cúpula de acero y cristal.




Al mercadillo de Viktualienmarkt llegas por el arco del Althes Rathaus, un encantador mercado al aire libre que es el más grande de Múnich, inaugurado a principios del siglo XIX, con más de 100 puestos que van desde comida orgánica a flores, cafés y zumos, regalos… También hay un típico biergarten, donde podrás tomar una cerveza al aire libre. ¡Un plan muy alemán!





No soy muy de museos, lo reconozco, pero decidimos aprovechar a visitar también el Alte Pinakothek, el gran museo de pintura antigua de la capital bávara, con unas colecciones que abarcaban desde época medieval hasta principios del S. XIX. En conjunto, es la más importante pinacoteca alemana y una de las más destacadas del mundo. A priori, merecía la pena.


Además de maestros alemanes y flamencos, no faltaba pintura italiana, representada en todos sus períodos con autores de la talla de Giotto, Fra Angelico, Botticelli, Leonardo, Rafael, Carracci y Tiziano. Vimos también una fuerte presencia de pintura española, especialmente las del siglo de oro español. Había cuadros de Velázquez, Murillo, El Greco, Josep de Ribera y Zurbarán.




Aunque Munich me agradó, debo reconocer que soy incapaz de recomendar una visita a esta ciudad de no ser por una escala de vuelo o un recorrido en coche por Alemania, sin que sea necesario hacer noche. Hay, desde luego, en Europa, ciudades más interesantes,

Pero fue un regalo inesperado en mi viaje a Omán y disfruté paseando por Munich, a pesar de un frío que le daba a esta ciudad un aspecto algo desangelado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario