Título

WELCOME TO MY TRAVEL VLOG

© 2024 LOS VIAJES DE OSCAR. Travel stories, Photography and Video

ULTIMAS PUBLICACIONES

viernes, 19 de enero de 2024

MEXICO (HOLBOX & RIVIERA MAYA) 2024 january

Hay viajes a algunos destinos en los que, más que en otros, para optimizar tu expectativa viajera, resulta tan determinante lo que haces como lo que no haces. También cuántos días estás en cada sitio, si vas a estar en varios. Y la Península mexicana de Yucatán es uno de esos destinos donde impresiones y sensaciones pueden ser muy dispares según el enfoque de tu viaje. 

Dependiendo de intereses y de rechazos, la forma en cómo te aproximas a un destino caribeño tan super-turístico como éste, en mi opinión resulta clave. 

Tercera vez en Mexico, este viaje me ha encantado. Por varias razones. No diré que ha sido contra todo pronóstico viajero porque ha sido justamente lo que iba buscando. Además, entraba en mi filosofía de viajar "con billete de vuelta" que me permite hacerlo más veces al año, con viajes y escapadas de menos de 10 o 15 días.

Han sido 11 días (y casi 600 km de coche) con alojamientos en 5 lugares diferentes de la Península de Yucatán, visitando el Estado de Yucatán (Isla de Holbox) y, de nuevo, el de Quintana Roo (Playa del Carmen, Isla de Cozumel, Tulum y Punta Maroma).

Aproveché también una escala para visitar de nuevo Lisboa tanto a la ida (incluso hice noche) como a la vuelta. El vuelo de ida a Cancún desde Lisboa duró 11 h y el de regreso "solo" 9 h. 

Ha sido un viaje corto y muy fácil. No me he complicado: solo quería desconectar y descansar rodeado de postales aunque no me guste tumbarme al sol: playas casi desiertas, gastronomía local, cervecitas, tequilas, mezcales... y "patear" mucho (mi deporte favorito).

Tuve que descartar, por elevado precio de vuelos en enero, viajar a algunas islas de Asia y, por clima, algunas islas del Índico (en enero, riesgo de tifones como ya me pasó en Mauricio & Rodrigues). Dentro de los precios de vuelos a Cancún, ví un precio interesante con TAP Portugal y no me lo pensé.

El haber conocido impresionantes lugares en el mundo como islas Cook, Fiji, Polinesia Francesa, Seychelles, Maldivas y otros igual de imponentes en Filipinas, Malasia, Indonesia, Brasil, Venezuela, Belice, Panama, Colombia o en el Océano Índico, no significa ni mucho menos que piense que viajar a  playas del Caribe mexicano sea un “downgrade”

Sin hacer pódium en la liga de los paraísos más aclamados del mundo, el Caribe mexicano ofrece al viajero también un poco de lo mismo más un plus de sabor local y, aunque algunos lo consideren una supuesta "segunda división" por estar envuelto de un turismo masivo, éste es fácilmente evitable. Doy fe. 

El crecimiento explosivo del turismo global está gradualmente cambiando el mundo y cada vez será más difícil asombrarse descubriendo o visitando paraísos perdidos que no hayan comenzado a masificarse, si bien el "ritmo de deterioro" no sea el mismo en unos sitios que en otros. Lo genuino y lo impersonal son conceptos viajeros que por desgracia cada vez más tenderán a ir confluyendo.

Éste ha sido un viaje fantástico -extorsión de policía de tráfico aparte- contrapunto extremo al tipo de viajes que más me atraen desde hace unos años (como Medio Oriente y África) pero frente a los cuales ahora sinceramente necesitaba una cierta descompresión y ausencia de complejidades geopolíticas, éticas o religiosas. Relax.

Huir del frío europeo y turistear por el Caribe manteniendo esencias viajeras, obviando lujo y sitios caros, para disfrutar de ambientes locales y sacar partido a lugares paradisíacos o aislados ha sido una estupenda manera de comenzar el año antes de acometer nuevos proyectos viajeros más interesantes en 2024 (como Costa de Marfil y Sao Tomé y Príncipe).

Lo ideal es sin duda ir por libre: la experiencia viajera alcanza para mí otra dimensión al poder así elegir los mejores planes u opciones y sacar chispas a este destino.

Y es que hablamos de un área (específicamente Riviera Maya)  con una evidente y palpable masificación y que debería de voltear hacia un modelo sostenible en términos medioambientales, inmobiliarios y sociales. Esto puede terminar generando una mala reputación por la sobreexplotación y degradación de su imagen como destino turístico masivo, además de que tener una policía corrupta y que tampoco frena el avance de grupos criminales organizados no ayuda.

Muchos turistas, por pereza, desconocimiento o a propósito, visitan esta zona de México con base de operaciones en lujosos y aburridos hoteles en Cancún (o en Playa del Carmen) con pulserita, desde donde luego hacen excursiones diarias y multitudinarias en autobús de 1-2h de carretera a los lugares más turísticos, como Chichén Itzá, Playa del Carmen, Tulum, Isla Mujeres y algunos de los cenotes más famosos y visitados. 

Aunque hay bastantes lugares muy turísticos en el mundo que por ello reconozco me dan cierta pereza,  buscar el buen tiempo y el calorcito en pleno mes de enero me ha llevado a repetir, conscientemente y sin complejos, un destino turístico en el que sabía era posible encontrar espectaculares playas vírgenes y rincones auténticos al margen del turismo masivo, de los resorts y del bullicio…  evitando tours y excursiones, colas y turistas en rebaño.

Rodeado de aves y pelícanos que se lanzan en picado a un mar turquesa en playas vírgenes y casi desiertas, y disfrutar de buena gastronomía ha sido una gozada. Las fotos hablarán por sí solas. 

La superficie de México es p.e. casi 4 veces la de España, lo que da una idea de lo enorme que es este gran país. 

En junio 2005 conocí por primera vez Riviera Maya (Isla Mujeres, Playa del Carmen, Tulum, Cobá y varios cenotes) y Chichen Itzá. Aproveché también entonces para conocer Guatemala (Tikal, Chichicastenango, Lago Atitlán y La Antigua) y también Cuba de nuevo. 

Y en enero 2017 realicé un fantástico road-trip de 1.800 km conociendo México DF, Chiapas (Cañón del Sumidero, Chiapa de Corzo, San Cristóbal de las Casas, San Juan Chámula, Zinacatán, Cascadas del Chiflón, Comitán de Domínguez, Zonas Arqueológicas de Toniná y Palenque), Laguna de Bacalar, Majahual y la deliciosa Xcalak. Fue todo un viajazo, super-recomendable, y que puedes consultar en este link.

Ahora, en mi tercera visita a México y en rabiosa temporada alta, mi propósito ha sido algo distinto, prescindiendo ya de más cultura maya...
 
Con el objetivo principal de conocer por fin la  isla de Holbox, muy bien valorada (en su justa medida) por muchos viajeros, muy recomendable y que tenía desde hace años en el radar, no he querido ser demasiado ambicioso: solo pensaba en recargar pilas, hacer un viaje “disfrutón”, evitar  masificaciones, conocer algunos sitios nuevos (Holbox. Cozumel y Punta Maroma) y repetir otros ya visitados aunque con un enfoque diferente al de hace 18 años.

Todos los días he caminado entre 10 y 16 km: muchos paseos, sobre todo por la arena, y muchos recorridos buscando la "vida local", no siempre fácil. 
Seleccioné bien lo que más me interesaba,  tratando de evitar mezclarme con hordas de turistas. Misión cumplida… aunque sí diré que por desgracia he visto muchos ejemplos de turismo irresponsable con animales: delfinarios, espectáculos con aves, alimentación de peces, tiburón ballena, tortugas… no deberías de incluir ninguna de estas actividades en tu lista de actividades que hacer. Sé un viajero responsable.

La explosión turística en el Caribe mexicano fue un “invento” de los gobiernos del PRI de mediados de los 70`s aprovechando una costa privilegiada, el legado maya… y los cenotes, piscinas naturales ubicadas en cuevas o pozas, que los mayas consideraban sagradas: hay muchos repartidos (dicen que hay unos 2.500) por toda la Riviera Maya y algunos de ellos son brutales. 

En esta ocasión (temporada alta) no los visité para no emborronar el buen recuerdo que me dejaron en 2005.

Cancún, la primera semilla, fue literalmente una ciudad “integralmente planeada” por la Secretaría de Turismo en medio de selva y  ruinas arqueológicas. 

La marca “Riviera Maya” nació en 1998 por el impulso de la patronal de hoteleros. 

El auge del Caribe como nuevo destino mexicano para el turismo internacional coincidió con la decadencia de Acapulco, lugar de recreo (en la costa mexicana del Pacífico) de la jet set de Hollywood hasta los 70’s (dicen que por sus playas era habitual ver a Bette Davis, Rita Hayworth o Cary Grant) y que se apagó precisamente por la descomposición social derivada de la violencia política y del crimen organizado.

Hoy en día pocos Estados mexicanos cuentan con el ingreso de divisas que tiene el Estado de Quintana Roo. Y más que tendrá cuando comience a funcionar el polémico Tren Maya (más info al final de esta publicación).

Pero de la mano del turismo llega el crimen organizado, interesado también en sacar tajada de la llegada cada año al aeropuerto de Cancún de más de 12 millones de turistas.
El grave problema del narcotráfico es en México una cuestión de seguridad nacional. 

El lado oscuro de la joya turística de México (Riviera Maya) alberga cierta inseguridad como protagonista “silenciosa”, aunque el hecho de que la recomendación de viaje que alertaba sobre el riesgo de secuestro en el Estado de Quintana Roo haya sido retirada por Estados Unidos en agosto 2023, ha disparado la llegada de turismo estadounidense y canadiense, de mucho poder adquisitivo, además de un importante turismo nacional familiar que busca la seguridad vacacional que no encuentra en otros Estados mexicanos. 

Quintana Roo en especial se ha considerado un centro codiciado para organizaciones criminales que buscan exprimir la gigantesca industria turística. 

Al final de esta publicación hablaré más de este grave problema con los narcos y que muchos turistas desconocen

Pero tranquilidad: siendo honesto, la verdad, diré que yo tampoco fui tan consciente de ello hasta que nos lo comentaron abiertamente en Playa del Carmen y en Tulum, y debo de reconocer que no vi nada raro ni me sentí inseguro en ningún momento, ni de día ni de noche. Más bien al contrario. Viste con modestia y trata siempre de no llamar la atención: esto es de sentido común y aplica a todo Latinoamérica.

Tras jubilar ya mi iPhone XR con 5 años de uso, todas las fotos y videos que verás en esta publicación están sacadas ya con un iPhone 15 Pro Max y sin utilizar ningún tipo de filtro. Otra liga.

Dividiré esta publicación en tres apartados:

1. ALGUNOS TIPS
2. MI VIAJE
LISBOA (PORTUGAL) (1N)
CANCUN PUEBLO (1N)
ISLA HOLBOX (3N)
PLAYA DEL CARMEN (2N)
ISLA COZUMEL (2N)
TULUM PUEBLO (2N)
PUNTA MAROMA
3. EL (GRAN) PROBLEMA DURMIENTE DEL NARCOTRÁFICO EN QUINTANA ROO

Dejo un video de este viaje.

Y ahora puedes leer cómo ha sido mi experiencia y conocer un posible enfoque diferente si tienes pensado visitar esta zona de México.



1. ALGUNOS TIPS

La estación seca en estas zonas va de noviembre a abril, por lo que Enero ha sido una excelente época para visitarlas. 

El clima es fabuloso, llueve mucho menos y solo tienes el hándicap de la temporada alta con un turismo masivo y precios elevados: lo primero es evitable seleccionando las zonas a visitar; lo segundo también.

Debes saber que Riviera Maya es también una zona sensible de tormentas y huracanes. La temporada comienza “oficialmente” el 1 de junio y termina el 30 de noviembre, siendo septiembre el que más papeletas tiene de dejarte encerrado en tu alojamiento. 

Lo más normal son fuertes tormentas… ya que un huracán destructivo que paralice la zona suele darse solo cada 10 o 15 años. No falla.

Para volar a México desde España, trata de buscar opciones con escalas en ciudades europeas. Curiosamente encontrarás opciones más económicas y la posibilidad, como me ha pasado, de p.e. poder visitar Lisboa y hacer noche allí volando con TAP Portugal directo desde Bilbao. 

En general me he encontrado con PRECIOS muy elevados en comida y bebida, matizando que en los bares y restaurantes donde va más gente local, todo era asumible. Por ejemplo, pagas 4 eur por una Coronita (allí llamada Corona) o similar. Puedes comer comida mexicana por poco dinero. También tienes la opción de comprar bebidas en un súper y llevártelas en una neverita de tela. 

Para salir de Quintana Roo a través del aeropuerto de Cancún, debes de haber abonado una tasa turística llamada VISITAX (259.000 mxn = 14 eur) en una web oficial que encontrarás fácilmente en internet. Esta información se cruza automáticamente –por tu número de pasaporte- con tu billete de avión y, si todo está ok, no tienes que hacer nada más. Si no, te dirán que tienes que pagarla en el aeropuerto.

En cuanto a los ALOJAMIENTOS, todos los reservé con Booking y debo de decir que han sido muy buenos y con precios razonables. Hay mucha competencia y mucho donde elegir. Trata de evitar áreas turísticas o con ruido nocturno. Las opciones de desayunos son muy abundantes, variados y económicos fuera de los alojamientos.

En cuanto a las FORMAS DE PAGO, debes de llevar moneda mexicana (en España, los principales bancos ya te la ofrecen bajo encargo) para pagos en metálico (algunos alojamientos así te lo exigen), propinas, taxis, lanchas, gastos menores, etc… Yo llevé pesos mexicanos a un excelente cambio de 100 mxn = 5,3 euros. Pero en realidad allí casi todo lo pagas con tarjeta de crédito EN PESOS MEXICANOS. 

En mi caso, hablo con mucha claridad de este asunto en este Blog: con una tarifa plana (asociada a tu tarjeta de crédito habitual) de 8 eur tienes, sin comisiones posteriores, pagos ilimitados en moneda local y hasta 3 reintegros en cajeros: me he ahorrado 75 euros en comisiones y con un tipo de cambio muy favorable. Sigo pensando que actualmente no hay mejor opción en el mercado (Pack Viajes BBVA) y es muy desconocida...

Para olvidarte del elevado coste del ROAMING y estar “conectado” (en mi caso, algo necesario), lleva una tarjeta e-SIM de prepago preinstalada en tu smartphone. Es un sistema compatible con tu SIM física y mantienes tu número habitual; es solo para "datos".
 
Para ello, tu móvil debe de ser compatible con esta tecnología. Si vas a conducir por México vas a necesitar datos desde tu llegada para calcular rutas en Google Maps o Maps Me (habiéndote descargado ya los mapas), para comunicarte con los alojamientos (que usan whatsapp para darte las instrucciones de llegada y entrada a las habitaciones). La compañía que yo elegí en México fue AIRALO: el precio de la e-SIM fue 21,5 usd (20 eur) por 30 días y 10 gigas de datos (recargables si necesitas más, con opciones más ajustadas) con 4G. Activé mi e-Sim solo para datos en cuanto tuve wifi en el aeropuerto de Cancún. Muy sencillo. 

A mi regreso comprobé que aún me quedaban 2 gigas por utilizar. Y ello, compartiendo además datos con otro dispositivo, prescindiendo así de pedir la dichosa clave wifi cada vez que iba a un bar o restaurante, usando mucho el móvil para escuchar on-line Apple Music y usar las apps de mapas mientras conducía, y mandando y recibiendo muchas fotos y videos por whatsapp por tu número habitual. Por tanto, gigas de sobra y controlables a través de una app.

Es cierto que las opciones con la e-SIM de la competidora HOLAFLY (muy conocida en redes sociales y la que más invierte en publicidad) incluyen datos ilimitados (para qué tanto?), pero para 10 días cuesta 34 eur y para 30 días 69 eur.

BEACH CLUBS. Este es un tema controvertido no tanto en Holbox pero sí más en Riviera Maya. Me parecieron en general un horror pero descubrimos algunos que sí merecían la pena... cuando cuadra y es la única opción posible para tomar algo.

Partamos de que en México todas las playas son públicas, pero no así los accesos (algo que sucede también p.e. en España y las islas Baleares). No siempre pero estos accesos pueden ser de pago (unos 15-20 eur) entrando a través de un Beach Clubs (todos bien "pegaditos" para no dejar huecos de entrada a la playa) pero, con ello y si merece la pena, te garantizas poder usar una hamaca y tomar algo ya que en muchos beach-clubs no te sirven si no has pagado antes ese "ticket". Estos establecimientos a veces pertenecen a hoteles

Hay mucha competencia entre ellos y lo cierto es que algunos no son muy caros: a veces es una opción razonable si no abusas de ellos. Con ello usas también su parking y puede ser algo aconsejable en zonas en las que el mejor plan es dar largos paseos por playas increíbles, dejando tus cosas vigiladas, mientras vas tomando algo en chiringuitos o en tu mismo Beach Club.

PROPINAS en Holbox y Riviera Maya, Otro asunto delicado: cuando un gesto de reconocimiento al buen trabajo se convierte en una obligación. La propina se ha convertido en una parte importante de su cultura y se espera en muchos servicios. 

Ellos no solo sugieren dejar una propina del 10% al 20% del total en restaurantes: en la propia factura señalan en grande “Propina no incluída” y en ocasiones la añaden directamente a la factura tras un subtotal por lo que, si esto no es percibido por los comensales, se llevan doble propina tanto en caso de que se deje algún dinero extra de forma voluntaria o por costumbre (como el caso de EEUU). A la hora de pagar con tarjeta, los propios TPVs disponen de un sistema que permite dejar la propina que quieras (un % o una cantidad fija) para que la contabilicen aparte. 

Mi consejo: deja propina solo si crees que el servicio ha sido merecedor, pero hazlo en metálico (ten siempre billete pequeño para ello, p.e. de 50 mxn = 2,6 eur).

En cuanto a las MULTAS DE TRÁFICO. Alquilar un coche en el Estado de Quintana Roo tiene un pequeño riesgo y no es precisamente el de accidentes. Es la Policía de Tráfico, nada nuevo, corrupta y que te saca 300-400 mxn (15-20 eur) para no multarte por infracciones muy probablemente inexistentes. 

A mí me pasó, y fue como en las películas (dándole 400 mxn por debajo y sin bajarme del coche) en un caso de una maniobra por falta de señalización en un control de carretera a 10 km/h. La alternativa era una putada. La extorsión a los turistas es muy habitual allí. Te hacen preguntas amistosas, se interesan por tu vida y luego te dicen, como a mí, que o pago una multa de 1.500 mxn (80 eur) o me retienen las placas (matrículas) del coche. De locos.

Debes de saber que si tu coche es alquilado, es más "vulnerable": tiene una etiqueta azul que lo hace saber y eso te da más papeletas parea que te paren. En las multas de velocidad no te enseñan la que ha grabado el radar, es una cuestión de fe. Y allí son muy altas (150-200 usd).

Pero en caso de que emitan una multa y te retengan la licencia, podrías seguir conduciendo sin ningún problema: la propia multa sirve como comprobante/justificación de no portar licencia en caso de que te volviesen a parar. Pero quién querría pasar por eso?. A pagar.




2. MI VIAJE

LISBOA (1N)

Había estado ya en 4 ocasiones en la capital portuguesa. Siempre me gusta cuando la visito. Lisboa, y quizás también Atenas, tienen el mérito de haber conseguido que el adjetivo “decadente” sea algo positivo. 

El encanto de sus edificios viejos con azulejos descoloridos, ventanas desvencijadas y tejas rotas, calzadas mal adoquinadas, tranvías de la posguerra… 

Y aun así es preciosa. En una brillante estrategia de marketing, en lugar de invertir millones de euros en restaurar sus calles y edificios, los lisboetas parecen haber esperado a que lo “vintage” se pusiera de moda para colocarse en todo lo alto de la modernidad.

Volveré seguro en alguna escapada de fin de semana, al haber vuelos directos desde Bilbao.


 


 

 




CANCUN PUEBLO (1N)

Tras 11h de vuelo desde Lisboa, y con un tremendo jet-lag (-6h), nada más llegar al aeropuerto de Cancún recogí un coche de alquiler pequeño para 10 días: 37 eur/día a todo riesgo. Muy buen precio, a través de Booking.com (actuales dueños de Rentalcars.com). Maletero justo para nuestras 2 maletas medianas, perfecto.

La verdad, no merece la pena dedicarle tiempo a Cancún: hay lugares mucho mejores en el Estado de Quintana Roo, más bonitos y auténticos, menos masificados… y más baratos. 

El corazón turístico de Cancún es, desde luego, la Zona Hotelera, un largo corredor -en realidad una isla en forma de “7”- entre las aguas del Caribe y las de la laguna Nichupté, donde se encuentran la gran mayoría de los hoteles, bares y restaurantes, centros comerciales, campos de golf, marinas, etc. 

En la zona hotelera de Cancún se encuentra el ocio, la playa, la fiesta y las excursiones. Pero es muy cara y nada auténtica: es un parque temático de México dentro México.

Nos alojamos en un precioso hotelito de Cancún pueblo (The Qetzal). Por necesidad, solo una noche. 

Cancún pueblo es un lugar 100% mexicano en su funcionamiento que vive ajeno a la burbuja de la zona hotelera. A nivel turístico no hay nada interesante que visitar, pero si viajas por libre es mejor quedarte aquí.
La Avenida Tulum es la arteria principal y en ella encontrarás parques, tiendas, restaurantes y, por supuesto, puestos de tacos a buen precio. 

Entre los rincones más conocidos para comprar artesanías está el Mercado 28, pero aún más animado es el Parque de las Palapas, el lugar de reunión de los cancunenses, sobre todo fines de semana. 

Por la mañana pronto, y antes de conducir a Holbox, pasé por algunas zonas de playa en el artificial y (muy) poco interesante Cancún hotelero.



Unos mapas para situarse mejor por la zona...

 
 



ISLA DE HOLBOX (3N)



Holbox, que significa en maya “agujero negro”, es una pequeña isla mexicana a 10 km de la costa que tiene una extensión de solo 40 km x 2km, ubicada en el extremo norte del Estado de Yucatán y  unida intermitentemente a la península por una barrera de arena, con varios canales que la unen al mar y a la Laguna de Yalahau. 

Estas tierras han estado siempre habitadas por los mayas y sus descendientes. En la actualidad Holbox es parte de la Reserva de la Biosfera y área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam.

Tienes menos de 2h de coche (135 km) desde Cancún al Puerto de Chiquilá donde, junto a la parada de autobuses, hay muchos parkings privados vigilados donde poder dejar el coche mientras estás en Holbox (precio del parking es estándar, 100 mxn al día, pero se puede regatear si van a ser varios días. Yo pagué 50 mxn/día por 3 días).

Para llegar al pequeño puerto de Holbox, hay que tomar un ferry de unos 20 min. desde el pueblo de Chiquilá para cruzar la laguna Yalahau, trayecto a veces amenizado con la presencia de delfines. Hay dos compañías de ferry (diarios, cada media hora) desde las 6am hasta las 9:30pm. El regreso es de 5am hasta 8,30pm. El precio es el mismo para las dos (220 mxn por trayecto). Se compra directamente en el puerto y sin reserva previa. Pero a la ida a Holbox hice el trayecto con un local que nos rebajó el precio (200 mxn) en una lancha rápida privada. Una gozada!.

Nos alojamos en un hotelito llamado Casa Vainilla, a 10 min. caminando del centro del pueblo. En un entorno selvático y tranquilo, a solo 2 min. de la playa, fue una excelente opción. Cuenta con una pequeña piscina.

En Holbox, que cuenta con un pequeño aeródromo (a donde se puede llegar en avioneta o helicóptero desde Cancún),  las calles no están asfaltadas (aunque empiezan a estarlo algunas), no hay coches (salvo algún camión de reparto) ni tampoco grandes construcciones hoteleras. Sus calles son de arena, lo cual convierte el paisaje en algo especial. 

El transporte por la isla se hace mediante carritos de golf (eléctricos o a gasolina), así como motocicletas y bicicletas. Hay desde hoteles de 5 estrellas, pequeñas villas de estilo caribeño o rústico hasta modestos apartamentos.

Las maravillosas playas de arena blanca, con multitud de conchas nacaradas, y bañadas por las tranquilas y templadas aguas de un mar que en vez de tener los típicos tonos azules caribeños, te muestra unos increíbles verdes esmeraldas suavizados con la transparencia de la arena.

Es muy importante fomentar un turismo responsable y cuidar el entorno de Holbox. Se ha implantado en toda la isla una corriente “eco” que trata especialmente de evitar generar residuos innecesarios e intenta alejar el turismo de masas atrayendo a un viajero más concienciado. Esto es "en teoría"...

Le tenía muchas ganas a Holbox, presentía que tendría una magia y una vida especial que no ofrecen los sitios habituales de la cercana Riviera Maya. Aunque muchos van solo a Holbox a pasar el día, es muy recomendable pasar unos días: 4D/3N son quizá suficientes. 

El plan que se pintaba sobre Holbox era atractivo: 34 km de playas de arena blanca, calles sin asfaltar, buena gastronomía… y bueno, con algunos "highlights" en mi opinión perfectamente prescindibles como la pizza de langosta, el fenómeno de la bioluminiscencia y los tours para ver de cerca el inofensivo tiburón ballena (entre junio y septiembre) que no se hacen de forma responsable: acosan al tiburón por lo que no recomiendo hacer allí esta actividad.

A pesar de haber sido refugio de piratas y hogar de pescadores desde hace siglos, este destino es relativamente nuevo, así que el centro no tiene ningún atractivo histórico aunque eso no le quita ni un ápice de su encanto. 

Restaurantes, pequeñas tiendas y galerías de arte, escuelas de yoga, centros de masajes… Holbox es el lugar perfecto para disfrutar de un paseo relajado, curiosear, tomar algo… e incluso para una degustación de tequilas y de mezcales, como yo hice.

Mi paso por Holbox
El atardecer en Holbox es una postal de ensueño. Me recordaba a otros memorables que he visto en Filipinas o Brasil: un auténtico espectáculo de la naturaleza que te deja fascinado.

Hay muchos tours por las mañanas, algunos te llevan a Isla Pasión, Isla Pájaros y el cenote Yalahau, pero también tienes recorridos que te llevan hasta Cabo Catoche, o tours de avistamiento de delfines, o para hacer snorkel  o a pescar, cruceros en catamarán al atardecer…, desde un par de horas hasta todo el día. 

Vi el percal y los evité: solo contraté una lancha en privado para llegar hasta más allá de Punta Mosquito, un lugar en verdad extraordinario. Top.



La mejor época para visitar Holbox es durante la estación seca, de diciembre a abril, con temperaturas más elevadas. 
De mayo a junio, empieza la temporada de lluvias, que pueden ser fuertes, y tras el verano europeo comienza la temporada de ciclones por el Golfo de México…. Allí necesitas además del protector solar, un repelente de mosquitos y crema contra las picaduras… aunque cuando yo estuve (enero 2024) había poco mosquito. Otra razón más para visitar destinos tropicales en enero.

Fina arena blanca, agua cálida y cristalina que tarda muchos metros en cubrirte, pequeños beach-clubs con música chill-out  sin demasiado volumen, hamacas y columpios sobre el agua y vendedores ambulantes bien surtidos de agua de coco y dulces mangos que preparan en el acto. 

Cuanto más alejados del pueblo, ya sea hacia Punta Mosquito, al norte, o hacia Punta Cocos, al sur, los arenales son más salvajes y aumenta la posibilidad real de estar absolutamente solo. Y un plus: aquí llega el sargazo en mucha menor medida: fenómeno que se viene produciendo en el litoral de Riviera Maya y que llenas las orillas de algas secas en grandes cantidades, afeando las playas y el entorno. Me dijeron que hay meses del año y zonas donde se hace muy evidente. Tuvimos suerte.


Holbox (se pronuncia “Hol-Bosh”) tiene una especial belleza natural y un ambiente relajado, conservando su encanto tradicional al no haber sido invadido aún por grandes resorts o multitudes de turistas porque, aunque esto ya está cambiando poco a poco desde hace unos años, el crecimiento turístico por el momento parece controlado. 

Sigue manteniendo la esencia de un pequeño pueblo de pescadores, aunque hoy en día viva en gran medida del turismo. Y, si no eliges bien, te encontrarás con precios desorbitados. Sentido común. En sus calles sin asfaltar conviven en caótica armonía los icónicos carritos de golf o con enormes ruedas (como algunos taxis), las bicicletas y los peatones. 

Quienes estuvieron en Holbox hace muchos años dicen hoy que ya no es lo que era (un territorio desconocido para los turistas) pero merece 100% la pena hacer una escapada: conserva aún mucho encanto, no es nada peligroso y sigue siendo un enclave idílico para los amantes de las playas más genuinas y los lugares más encantadores con un espíritu y “rollito” muy especial. 

En la mayoría de los restaurantes y atracciones puedes pagar con tarjeta de crédito, pero te conviene tener algo de dinero en efectivo (pesos mexicanos) para compras pequeñas, algún souvenir, propinas…

Entre sus  2.500 habitantes censados, orgullosos y provenientes de todo México, también hay mucho extranjero que se ha asentado allí, regentando o trabajando en muchos restaurantes. Había mucho argentino. 

Así que junto con la cocina tradicional yucateca y los antojitos típicos mexicanos, en Holbox puedes encontrar pizzas, sushi... y algún excelente asador argentino… Eso sí, pescado fresco como la corvina o el mero, o el marisco (solo ví langosta y mejillones) dicen que son la especialidad. Como siempre, sobrevalorados absolutamente: el turismo...

Entre los meses de mayo y octubre cuenta con la  visita de la tortuga carey que visita Holbox para desovar, y del Tiburón Ballena, el pez más grande del mundo, absolutamente inofensivo aunque imponente con sus 12m de longitud media, que visita Holbox en busca de plancton. Para verlo es necesario contratar una excursión (unos 170 eur) con un guía, material de snorkel, bebidas y algo de comer… en fin, no me pareció –por lo que ví y me contaron-  una actividad muy responsable que digamos.

Otro de los atractivos turísticos populares en Holbox es el de la bioluminiscencia, fenómeno producido como consecuencia de una proteína que reacciona con el oxígeno y que la poseen algunos microorganismos marinos. La mejor época para ver este fenómeno es entre mayo y septiembre cuando no hay luna llena: se necesita máxima oscuridad para disfrutarlo en su intensidad. No hice esta (famosa) excursión nocturna: masiva, cara y sin garantías.


Street y Mural Art. Hay más de 50 coloridos murales repartidos por los edificios de la isla, para descubrirlos lo mejor es alejarse del centro y dejarse llevar. 

La Plaza principal, un hervidero de locales que disfrutan en sus canchas de futbol y baloncesto, y de turistas que deambulan por los bares y restaurantes que la rodean. 

Por la noche, se levantan decenas de puestos de comida callejera. Tacos, hamburguesas, quesadillas,  guaraches…. Es su centro neurálgico, donde conviven las canchas deportivas, un escenario para actuaciones y puestos ambulantes que de día ofertan las excursiones más demandadas y de noche venden marquesitas, una especie de crepe crujiente. Los restaurantes "buenos" o, mejor dicho, los que se creen que lo son, tienen precios muy elevados. Hay otros más interesantes.

 




La Playa Grande (“Playa Holbox”) es la más cercana al centro, en sus orillas hay decenas de bares y chiringuitos que alquilan hamacas y sombrillas, donde descansar y tomar algo. 

Algunos también tienen columpios sobre al agua; en marea baja quedan al descubierto pequeñas dunas de arena que hacen que a pesar de estar teóricamente en zona  profunda, puedas caminar con el agua por el tobillo rodeado de agua.

Cayo Coco, más solitaria y virgen, una de las más bonitas a unos 2,5 km del centro: se puede llegar andando.  Además cuenta con un fotogénico muelle y algún restaurante para tomar algo.


Punta Mosquito, sin sargazo, está en el extremo norte de la isla. A veces se cierra por el desove de las tortugas. Entre noviembre y abril importantes colonias de flamencos, pelícanos y otras aves pasan allí el invierno. 


Es una zona fantástica, la mejor, pero no sólo por las colonias de aves, también por la belleza de su playa. Está a unos tres 3 km del municipio y se puede llegar fácilmente paseando, aunque debe de cruzar una especie de canal de unos 80m con el agua por la cintura o más arriba dependiendo de la marea. 

En nuestro caso, decidimos alquilar una lancha privada por unos 100 eur y 3 horas. Nos llevó hasta más allá de Puta Mosquito, luego nos dejó en una zona apartada de la playa y después vino a recogernos. Espectacular.


 

 











 













Solo dos ejemplos de comida deliciosa (y económica) en Holbox...

CHILAQUILES DE COCHINITA: Totopos de maíz fritos, bañados en salsa adobada de tomate rojo, servidos con cochinita pibil, cebolla morada curtida, queso cotija y crema. 215 mxn (11 eur)


TACOS MAÑANEROS: Tortilla de maíz y hoja santa hecha en casa, huevo revuelto, aguacate, champiñones gratinados, salsa mexicana y salsa verde. 185 mxn (menos de 10 eur)


Hicimos una degustación de tequilas en Holbox... en el bar Tequila O`'clock.



La mejor cena de Holbox, en un restaurante argentino llamado Casa de Asadores... con un buen Malbec

 



 





El problema de las lluvias en Holbox (y que no se suele contar)

La isla de Holbox no cuenta con drenaje pluvial, es muy vulnerable y se encuentra atenazada por el cambio climático: lluvias, crecidas del mar y de la laguna, convierten a esta isla en un lugar con algunas zonas impracticables. No hay bombas de achique suficientes. 
Y como en otros lugares del mundo, tampoco puedes tirar papel por el retrete: las tuberías de los desagües son muy estrechas y hay frecuentes atascos.

El problema es preocupante también para el turismo por el rechazo que puede provocar. 

Se forman balsas de agua bastante profundas. Tras fuertes lluvias, el agua tarda semanas en evaporarse…. hasta las siguientes. Y la entrada de vehículos pesados, así como los taxis con esas ruedas dentadas, empeoran la situación del asfaltado arenoso. Diré que a mí no me importó demasiado... ni me condicionó en exceso: íbamos y veníamos del pueblo desde nuestro alojamiento caminando por la arena, y por la noche con la linterna del móvil...

Días antes mi llegada a Holbox hubo aguaceros torrenciales que dejaron algunas calles y caminos inundados, dificultando el transporte en la isla y que los propios habitantes y turistas pudiesen circular y caminar con normalidad. 

La comunidad se suele organizar para drenar las calles en las principales vías, aunque los avances son lentos por la falta de maquinaria adecuada para estas labores. Los locales estaban muy cabreados por la falta de ayudas y promesas incumplidas de las autoridades federales y municipales.

 



PLAYA DEL CARMEN (2N)

Antiguo puerto de pescadores transformado desde los años 90 en ciudad de vacaciones y fiesta

No es uno de los lugares imprescindibles del Caribe mexicano, pero la gran mayoría de viajeros que visitan Riviera Maya pasan por aquí al menos una o dos noches
Más es, para mí, innecesario. 

Iba a ser día y medio pero tuve que reservé 2 noches muy económicas en los Apartamentos Che Suites, una excelente localización en una tranquila urbanización privada, muy cerca de la playa de Playacar y a 2 min. del Parque de los Fundadores y el muelle de los ferrys a Cozumel. Muy recomendable.

La he visto MUY cambiada a como la ví en 2005. Situada en el epicentro de Riviera Maya, Playa del Carmen se encuentra en el corazón del Caribe Mexicano a solo 45 min. del Aeropuerto Internacional de Cancún. Algunos hoteles todo incluido incluyen el transporte pero hay taxis, shuttles o autobuses con mucha frecuencia. A pesar de ser una de las ciudades más grandes del Caribe Mexicano y con mayor crecimiento, es fácil moverse a pie o en bicicleta.

Paralela a la playa se encuentra la super-famosa avenida principal de Playa del Carmen, la Quinta Avenida, que es una calle peatonal de casi 4 km que cuenta con hoteles pequeños, centros comerciales, tiendas, galerías de arte, restaurantes, bares y discotecas, además de artistas callejeros y mucho entretenimiento nocturno. 

Todo es un robo a mano armada. Las opciones gastronómicas para comer en la Quinta son enormes, pero es mucho mejor perderte por calles aledañas y hacerlo en taquerías. Buscar el sabor local que aún queda. 

Todo es insultantemente caro. Los alquileres están allí por las nubes. 
Como simple -pero elocuente- ejemplo ví unas “crocs” en una tienda oficial de Crocs por 85 euros: en España valen menos de la mitad. Así todo. Tremendo. Y ya en la noche la zona se queda solitaria y emergen clubs y discotecas con la música a tope. 

Esta zona de Playa del Carmen ha perdido su esencia, ruidosa, saturada y agobiante por la cantidad de promotores de servicios y vendedores

Aunque no me pareció  tan evidente como decían, te ofrecen drogas en cada esquina, al lado de policías que solo están ahí para tomarse fotos con turistas a quienes les llama la atención verles con armas largas. 
La competencia entre bares para ver quien pone la música más alta es una locura.

Verla tiene su cosa pero apenas tiene encanto, muy sin más: te sientes demasiado espectador y muchos comerciantes se dirigen a ti como si fueras un perro y te llamases “shopping”. 

  


Asediada por la extorsión de los narcotraficantes a los comerciantes, sufre en silencio un gravísimo problema de delincuencia durmiente a la que me refería al comienzo de esta publicación y de la que comento más al final.

Me sorprendió mucho encontrar en la Quinta un lugar llamado Animalandia donde tienen cachorros de animales salvajes (tigres, panteras, leones) y cobran 20 usd para tomarse fotos con ellos, pero peor casi el ver tanta gente interesada en contribuir a este maltrato animal.



Al principio de la Quinta hay una “sucursal” de La Bodeguita del Medio de La Habana, que ya visité en 2005 pero que en 2010 cambió de ubicación. 

Al final de la Quinta se encuentra el bonito y muy popular Parque de los Fundadores, punto de origen de los antiguos pobladores mayas, donde verás el  Portal Maya, una imponente escultura formada por un hombre y una mujer que recuerda el pasado maya y simboliza la esperanza. 

Otro edificio fotogénico es la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, un precioso templo de arquitectura tradicional mexicana pintado de blanco. 

Y allí mismo puedes ver el rito de los Voladores de Papantla, una manifestación espiritual originaria de Mesoamérica en el que cuatro valientes se dejan caer poco a poco atados desde un palo a gran altura mientras dan vueltas.







Entre todo, hay muchos rincones en Playa del Carmen que merecen la pena. 

Y sobre todo, dar un paseo por la playa de Playacar cuenta con kilómetros de arena y límpidas aguas turquesas, y un encanto natural que hacen las delicias de todos quienes pasean hasta su final, donde la recompensa es simplemente extraordinaria: una playa casi virgen. 

La parte negativa es que, durante todo el recorrido por la arena, solo hay hoteles todo incluido y no puedes consumir nada: no te dejan si no eres cliente. 

Y, como no puedes “cruzar” los hoteles, debes de desandar lo andado y regresar así al centro de Playa del Carmen para “salir” de esa playa. Anecdótico pero algo incómodo.









Dejando ya Playa del Carmen... antes de tomar el ferry a Cozumel.




ISLA DE COZUMEL (2N)

Cozumel tiene dos caras muy distintas. Por un lado, la del turismo (sobre todo norteamericano) que llega en enormes cruceros de los que desembarcan cada día cientos de turistas, que van un rato a los beach clubs y luego se van sin ver nada más. Y por otro la que pueden descubrir quienes pasan allí al menos una noche y recorren la isla alquilando un coche o una moto para llegar a sus puntos más recónditos, más tranquilos y más interesantes.


Tras día y medio en Playa del Carmen, suficiente, tomamos el ferry a la isla de Cozumel, que no pude conocer en mi viaje de 2005 y a la que tenía ganas de ir por lo que había leído: zonas salvajes y playas casi desiertas, y noches tranquilas en un ambiente de pueblo mexicano y con muchas opciones gastronómicas. 

El ferry de 40 min. desde Playa del Carmen (a 20 km) cuesta unos 28 eur ida y vuelta. Lo mejor es alquilar una moto o un coche para rodear toda la isla. Me hicieron un upgrade gratis y nos dieron un espectacular Jeep Wrangler. Me alojé en un bonito hotel llamado Casa del Solar Centro, muy bien ubicado y donde al lado hay aparcamientos baratos.

Muchos van a Cozumel solo a pasar el día y por la tarde/noche regresan a Playa del Carmen: ahí es cuando todo se queda muy tranquilo y disfrutas de un pueblecito muy auténtico con una paz que no existe en Playa del Carmen. 

Los turistas de mayor estancia regresan a cenar sus hoteles o a su crucero y el pueblo se transforma en un lugar tranquilo con un delicioso ambiente mexicano. La única localidad como tal que hay en la isla es San Miguel de Cozumel, por tanto lo mejor es hacer noche allí. 

Por el pueblo encontrarás tiendas, clubs de buceo, alojamientos y restaurantes. Callejeas,  compras algún recuerdo si te apetece y  buscas un sitio para cenar. 
No es muy grande pero tiene mucho encanto. Se expande alrededor del parque Benito Juárez, epicentro de la ciudad donde además de las “letras de Cozumel” vas a encontrar muchas tiendas, mercado de artesanías, cafés y el paseo marítimo donde ver el atardecer. 

La iglesia es su monumento principal, aunque el favorito de muchos es un arco dedicado a los Arrecifes de Coral, un homenaje al mundo submarino, el lugar más fotogénico de toda la isla y que al caer el sol está precioso.

La isla de Cozumel, la tercera más grande de México, fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO. 

Es muy turística y recibe enormes cruceros y cuenta con un aeropuerto internacional donde llegan muchos vuelos de Canadá. Pero aún cuenta con rincones salvajes.

En Cozumel podrás llegar a Punta Sur, donde se encuentra el faro Celarain conocido como “el último rincón de México”. Las mejores playas  en Cozumel son Palancar (la mejor), San Juan, Playa Bonita, Playa Hernán y Playa Caletita, entre otras. Si quieres disfrutar de las playas has de hacerlo del lado de la isla que está frente a Playa del Carmen. En el lado opuesto el mar está mucho más agitado y no se disfruta tanto.
Me encantaron dos lugares emblemáticos en Cozumel como Coconuts (un bar muy original lleno de souvenirs que deja la gente y con unas vistas impresionantes sobre todo al atardecer) y el Bar Rastafari, un lugar con mucho encanto. 

Lo que suele hacer el turismo en Cozumel es ir a alguno de sus muchos beach clubs y pasar el día por sus alrededores. Sales desde el puerto hacia la derecha, los empezarás a ver a los pocos kilómetros. 

Es un poco rollo Ibiza, en esa zona están las mejores playas de la isla. Algunos son bastante caros y están pensados para estar allí todo el día tras pagar la entrada. 

Otros en cambio te permiten usar las instalaciones y las tumbonas con que hagas una consumición mínima. Yo preferí moverme por todos los sitios.

Mi paso por Cozumel
La Playa Palancar, menos turística y con más mexicanos, también tiene un bar en el que hay hamacas y tumbonas en la playa y solo tienes que consumir para poderlas utilizar. 

Quisimos hacer la (famosa) actividad de snorkel en El Cielo, un arrecife dónde están las famosas estrellas de mar, tortugas y mantas, pero hacía mucho viento y todas las excursiones fueron canceladas ese día por Capitania. 

Ir por libre en coche (o moto) te permite parar donde quieres y estar el tiempo que quieras, recorriendo la costa y parando en bares o en miradores con playas salvajes y zonas con cocodrilos, por áreas con mucha menos “civilización”.


No visité ni El Cedral (comunidad de artesanos en la que hay una tequilera, un pequeño templo maya, un cenote y muchos puestos donde comprar artesanía) ni Punta Sur Eco Beach, un parque "ecológico" con muchas actividades y entrada de pago (15 usd). Si, como yo, vas a Cozumel para solo 2 días, son prescindibles.














 






 









Para cenar, un día fuimos a uno de los mejores restaurantes de la isla y acertamos: Azulmadera, de lujo y con un precio del vino (un torrontés argentino) aceptable: Ceviche, tartar de atún y pulpo.




 

También probamos otros mezcales diferentes...








TULUM (2N)


Tras dos noches en la isla de Cozumel, cogimos el ferry de las 9am de vuelta a Playa del Carmen y tiramos ya directamente hacia Tulum donde, lo primero que hicimos tras hacer el check-in en un apartamento de Tulum pueblo, fue ir a visitar las ruinas arqueológicas a media mañana… con mucha menos gente que a primera y última hora.

En el apartamento (llamado Les Suites calle 2 by Galian) nos dieron uno muy amplio y con salida a la azotea. Estuvimos dos noches. 
El único punto negro fue que el dueño me dijo que le pagase o bien en metálico o bien a través de la app Wise, opción que descarté por compleja y menos económica: finalmente saqué el dinero de un cajero automático (sin comisiones gracias al Pack Viajes BBVA). 

Cada vez son más los propietarios de pisos o apartamentos que –habiéndolos contratado a través de Booking- no quieren usar la tarjeta de crédito que está registrada en Booking como garantía de pago porque les quitan una comisión del 5%. Y así, SU comodidad se traslada a MI incomodidad.

Entre Cancún y Tulum hay unos 200 km de carretera clavada en medio de la selva por la que desfilan las puertas gigantes de los aún más desproporcionados resorts, spas y clubs privados. 

En Tulum, levantada sobre otro parque natural y otra antigua ciudad maya, el reclamo es diferente al turismo a granel de las ciudades del norte. 

Si en Playa del Carmen la oferta es alcohol barato, mariachis en directo y bailarinas en tanga, aquí la cosa es más eco-chic: comida ecológica, música new age y retiros de ayahuasca. 

El auge de Tulum, que tiene planeado en breve contar con un nuevo aeropuerto internacional (hoy solo nacional), se ha visto favorecido por las olas de violencia en Playa del Carmen hasta 2022.

Si vas a hacer noche en Tulum o quedarte algunos días, debes de saber que hay 3 zonas diferenciadas de alojamiento:
  • Tulum pueblo: la mejor opción. Es la parte antigua de Tulum. Los precios de hospedaje son más bajos y tienes todos los servicios y amenidades de una pequeña ciudad. Como "desventaja", las playas están a 4 km.
  • Zona residencial: la Veleta es un barrio al suroeste del centro. Gracias al desarrollo inmobiliario se convirtió en un área de alquiler de casas y condominios. Desventajas: la disponibilidad, los espacios, los precios y que las playas están a 8 km.
  • Zona hotelera: se encuentra en la zona costera, con la playa a unos cuantos pasos. Abarca aproximadamente 12 km, así que la oferta de hoteles, cabañas, casas de playa y espacios de camping es amplia. Desventajas: los precios y la demanda en temporada alta, además que la mayor parte de los restaurantes y tiendas se encuentra en Tulum pueblo.
La Zona Arqueológica de Tulum permanece abierta todos los días de 8am a 5pm, siendo las 4pm la última hora de admisión. Lo mejor es visitarlo a primera o ultima hora, evitando los tours y visitantes masivos.
 
Las Ruinas de Tulum son un sitio histórico maya muy bien conservado. Se mantienen en pie unas sesenta estructuras que corresponden a los siglos XII al XV. Esta antigua ciudad era relevante por dos razones: era uno de los principales puertos comerciales mayas y es una de las pocas ciudades mayas portuarias amuralladas que servía de fortaleza para defenderse de los enemigos.

No contraté guía (se ofrecen muchos). Los puntos clave son:

- Las Murallas, una de las estructuras que más llaman la atención, elemento poco habitual en las antiguas ciudades mayas. Delimitaban el Recinto Ceremonial y en ella destaca la Torre de Vigilancia y contaba con 5 accesos, uno por mar y cuatro por tierra.

- El Templo del Dios del Viento, siguiendo el sendero paralelo al mar. Junto al Castillo es una de las imágenes más conocidas de Tulum, formando una de las postales más icónicas del recinto. Posee una base circular y está dedicado al Dios Kukulkan.

- Palacio del Gran Señor, este impresionante edificio sirvió de vivienda para una de las personas más importantes de Tulum.  Aún quedan en pie varios cuartos y columnas. Desde su parte trasera se tienen unas vistas únicas al mar.

- Casa del Cenote, edificio está construido sobre una cueva que da acceso a un cenote.

- Casa de las Columnas: en este Palacio se firmaron los acuerdos comerciales más importantes de la época. Destaca por las numerosas columnas que lo conformaban, muchas de las cuales aún permanecen en pie.

- Templo del Dios Descendente: en su puerta principal se encontró una escultura de una figura con alas que parece descender del cielo, de ahí su nombre. Estaba totalmente decorado con frescos y murales.

- El Castillo, situado en lo alto de un promontorio sobre el Mar Caribe, se alza la estructura más elevada e importante del todo el recinto arqueológico. Se trata en realidad de tres edificios, uno principal donde se llevaban a cabo los ritos religiosos y dos adyacentes que recogían ofrendas a los Dioses. El Castillo, hacia también la función de faro, colocando antorchas durante la noche, con el fin de avisar de la barrera de coral que hay frente a Tulum y en la que numerosos navíos se hundieron.

- Templo de los Frescos: edificio en el que se han conservado mayor cantidad de pinturas de seres sobrenaturales, grabados, esculturas y mascarones que dan idea de los edificios en la época Maya.

- Playa de las Ruinas. A los pies del Castillo encontramos esta pequeña playa a la que se accede desde el propio recinto arqueológico. No es la más bonita de las playas de Tulum, pero su ubicación salvaje te regala unas vistas impresionantes junto a las ruinas. 






















Entre estas dos fotos hay 18 años de diferencia (2005 y 2024)...



Para mí, el mejor plan en Tulum es, desde la zona hotelera, tomar un desvío en coche hacia la costa norte, pagar la entrada a la Reserva Natural e ir hasta una playa que está a solo 1 km de las ruinas de Tulum (desde las que incluso podrías acceder a pie): Playa Paraíso, la mejor, espectacular y tranquila. 

Seguida a ésta tienes Playa Pescadores, con un ambiente algo más animado y donde puedes comer en algún restaurante, y después la Playa de Las Palmas. Las tres están contiguas y realmente disfrutarás visitándolas caminando por la arena. El parking en Playa Paraíso es de 10 eur para todo el día.








Tulum pueblo:

Tulum pueblo cuenta con cierto encanto, pero es cierto que aquí podemos encontrar todo tipo de servicios; tiendas, bancos, supermercados, farmacias etc. 

Se trata de una zona animada donde puedes comprar en las tiendas más bohemias y, sobre todo, disfrutar de una gran variedad restaurantes, tanto de comida internacional como comida típica mexicana, por lo que una de las mejores cosas que hacer en Tulum es beber y comer. Hay muchos rincones tranquilos donde tomar algo alejado de las hordas de turistas.

El pueblo de Tulum, aunque con mucho ambiente, no es un lugar con grandes cosas que ver. La magia del lugar son sus calles con tienditas, terracitas y restaurantes, sobre todo en torno a la carretera principal Cancún-Chetumal, además de "almacenes" con cientos de souvenirs variados y super-caros claro.... eso nunca falla.








 

 


ULTIMO DIA: PUNTA MAROMA, la despedida...

El vuelo de regreso a España era a las 20,30h, así que teníamos toda la mañana y parte de la tarde para terminar de apurar el Caribe mexicano

De camino ya hacia el norte, la elección fue todo un acierto: además de ser una de las playas mexicanas más bonitas del mundo (incluso me recordó a Aitutaki en las Islas Cook o a algunos arenales de Fiji), en Punta Maroma podrás disfrutar de un destino muy paradisiaco y sin apenas turismo. 

Pese al riesgo evidente, imposible sentir sobredosis de playa.

A este precioso lugar llegamos directamente desde Tulum y se localiza a unos 20 km de Playa del Carmen y a 35 km del aeropuerto internacional de Cancún. 

Vale la pena visitarla porque sus playas son casi vírgenes. 

Recorrimos varios kilómetros caminando por la orilla maravillados por lo increíble de las vistas. 

Sus aguas turquesas y su increíble arena blanca la convierten en un escenario perfecto para pasar un momento inolvidable, rodeado de tranquilidad.

Para acceder has de entrar por el lujoso Hotel El Dorado Maroma. Aparcas gratis el coche y pagas 15 eur por entrar. 
Pillas unas hamacas y te pones a caminar por un lugar ciertamente increíble, dejando tus cosas a buen recaudo (importante en Mexico),

Muy cerca, había otro hotel de lujo (1.500 usd/día) que contaba con un pequeño restaurante casi en la orilla frente a un malecón de madera divisando unos palafitos sobre el agua. 

Comimos por un precio razonable en un entorno rabiosamente paradisiaco. Estábamos prácticamente solos.





 





Apurando al máximo ese último día, dejamos este increíble lugar, nos dirigimos ya al aeropuerto de Cancún, dejamos el coche de alquiler, nos cambiamos de ropa, facturamos las maletas y embarcamos a Lisboa, donde tras tomar un taxi pudimos estar de nuevo recorriendo parte del centro por unas 2,5h… mejor que estar “encerrados” en el aeropuerto, y así nos fuimos aclimatando al frío y lluvia que nos esperaba en Bilbao: Home sweet home.

Final de un fantástico y delicioso viaje que ha resultado lo que esperaba ser: una gozada.


TREN MAYA


A finales de febrero 2024 estará culminada la obra de ingeniería más importante que ha impulsado México en los últimos años: el tren maya que recorre los cinco estados del sur del país (Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán). En total, 1.554 km de vía férrea que atraviesa la selva virgen en trenes con capacidad de 230 pasajeros. 

Desde diciembre 2023 ya está en funcionamiento el tramo entre Cancún y Palenque en un ambicioso y polémico proyecto que ha costado 30.000 mill. usd. El precio será de unos 50 usd (para los extranjeros). www.trenmaya.gob.mx

Este asunto, junto a las operaciones internacionales en el nuevo aeropuerto nacional de Tulum, va a hacer sin duda, que Riviera Maya tenga aún más afluencia de turistas, La cosa parece no tener fin...



Si has llegado hasta aquí, aún te queda por leer acerca de un problema muy grave que muchos que han estado en Riviera Maya o que están planeando visitarla, desconocen.


3. EL PROBLEMA “DURMIENTE” DEL NARCOTRÁFICO EN QUINTANA ROO

México se ha acostumbrado a las violencias cotidianas que le golpean en casi cada rincón. Las cifras oficiales llevan los últimos años instaladas por encima de los 90 asesinatos al día, superando incluso la peor época de la llamada guerra contra el narco. 

Pero aquí, en plena Riviera Maya, el corazón turístico del país, la violencia parece más amortizada que en ninguno otro lugar, un incómodo problema que se da por descontado si quieres mojitos y mariachis.

El crimen organizado acecha en primera línea de playa. Y las alarmas se han desplazado de Cancún al corredor sur, donde los empresarios denuncian el asedio de sus negocios por las mafias del narcotráfico. 

Sin conocer esto, llamaría mucho más la atención la fuerte presencia policial y militar por las calles y las playas de Playa del Carmen y Tulum (en enero 2022 se envió un retén de 1.500 soldados de la Guardia Nacional: botas, uniforme y casco militar). Los tiroteos con heridos y asesinados en Riviera Maya fueron hasta entonces parte habitual del escenario de la perla turística de México, por peleas entre bandas rivales y que a veces han afectado indirectamente a turistas. Las medidas estatales en 2023 han pasado por mostrar más presencia militar (la Guardia Nacional es además mucho menos corrupta que la Policía Municipal) ante la conocida  extorsión a comerciantes.

El goteo de sucesos en primera línea de playa (asesinatos a quemarropa, tiroteos, balas perdidas) desde 2022 no parece haber afectado a la llegada del turismo, que tras un 2020 aciago por la pandemia se ha recuperado mejor que el resto de grandes destinos del turismo global. 

Cancún cerró el año pasado como el segundo aeropuerto con más llegadas internacionales, solo detrás de Dubai. Fueron más de 12 millones de visitantes, y el Estado de Quintana Roo apenas tiene dos millones de residentes registrados.

Las autoridades estatales defienden la complejidad de manejar gigantescos movimientos de personas en busca del ocio de playa de día y fiesta de noche. Es decir: jugosos negocios -legales e ilegales- también para las mafias del narcotráfico

La extorsión es el delito silencioso en la zona. Las estadísticas oficiales, que van a la baja los últimos tres años, no reflejan la magnitud del problema.  Se está incentivando un sistema de denuncias anónimas y nuevos dispositivos como la infiltración de policías de paisano en los negocios. 

En diciembre 23, las autoridades retiraron de la avenida principal de Playa del Carmen, la Quinta, a los comerciantes ambulantes: eran “el disfraz del narcomenudeo”.
Pero los narcos (sicarios mexicanos y mafiosos canadienses) lo controlan todo en Riviera Maya: Droga, alcohol, prostitución, los masajes… y tienen amenazado a todo el mundo, con pagos de 1.200 usd /mes a los negocios… que así deben de subir sus precios.

Solo mexicanas, las autoridades tienen identificadas al menos a tres mafias: Sinaloa, Cartel Jalisco Nueva Generación —las dos más grandes en el país— y los restos del Golfo, el histórico cartel que dominó en los noventa la costa este de México. 

El narco de Quintana Roo halló un ingreso fijo en los restaurantes: el cobro del “piso”. 

Para los operadores de restaurantes en el estado costero de Quintana Roo, en México, las cuotas extorsivas diarias son algo inevitable. Carteles rivales presionan a la industria por considerarla una base de financiamiento de sus actividades. Se estima que un 60% de restaurantes enfrentan la extorsión en su día a día. Los extorsionistas usan redes de “halcones” para vigilar a determinados restaurantes y enviar a secuaces, lo que contribuye a aumentar el clima de temor en la zona.

Además se sabe también que la delincuencia común se hace pasar por integrantes de organizaciones criminales más grandes, lo que también deja espacio para extorsionistas imitadores. En cualquier caso, el cobro de extorsión o “de piso” se hace bajo amenazas de violencia... . que suelen refrendarse con homicidios en todo Quintana Roo, desde Cancún a Tulum.

Esto ha encendido las alarmas por el deterioro de la imagen de la zona como principal destino turístico de México. La gran mayoría de los casos no se denuncian por temor a represalias.

Los ataques y extorsiones comenzaron a cometerse con la reactivación económica que estaba suspendida por la pandemia de covid-19. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario