Título

WELCOME TO MY TRAVEL VLOG

© 2024 LOS VIAJES DE OSCAR. Travel stories, Photography and Video

ULTIMAS PUBLICACIONES

miércoles, 1 de julio de 2015

FIJI 2015 july

El viernes 3/julio, tras tres noches en Sidney, sali ya para Fiji con poco equipaje (parte lo dejé en Sidney), consciente de que allí iba a ser todo sol, buceo y calor.

Las Islas Fiji son lo que uno espera de ellas, playas tropicales de aguas limpias y transparentes, con peces de todos los colores nadando alrededor del coral, de arenas blancas sombreadas por palmeras llenas de cocos…eso es Fiji. Me recordaba un poco a Polinesia (Bora Bora y Moorea), que por cierto no estaba tan lejos. El snorkel es de lo mejor que he visto nunca, norte de Bali al margen.

También son famosas por la amabilidad de los fiyianos, que han sido votados por varias revistas de viajes como "la gente más amable de mundo". No suelen gustarme esta clase de votaciones, aunque en este caso no podría decir lo contrario: en general son gente simpática, sonriente y que te esperan en su isla tocando la guitarra y cantando...Eso sí, todo muuuuyyyy lento, y es que ellos son así, no hay que ponerse nervioso si esperas y esperas: el "Fiji Time" (como le llaman allí a la pachorra) es como una visión del tiempo diferente. 

Quizás quieras leer el post con la introducción a este viaje, que combiné con Australia

Dejo un video del viaje a Fiji...

...y te cuento ahora cómo fue mi experiencia

El 35% de la población tiene raíces hindúes, descendientes de hindúes traídos por los británicos para trabajar, y la mayoría de fiyianos son católicos metodistas. Les encanta beber "cava", pero ojo!: es una bebida tradicional hecha con las raíces de una planta que te deja un poco anestesiado (joder sabe a demonios y "me obligaron" a tomar tres hasta que dije "thank you, it's enough"). Viendo además cómo “colaban” el líquido con las raíces en un saco-calcetín dentro de un cuenco enorme…en fin.

Fiji esta formada por 2 grandes islas principales, Viti Levu y Vanua Levu, pero son 320 islas (100 están deshabitadas) y más de 500 "islotes".

Las Yasawas son geniales y muy recomendables: son aprox. 12 islas volcánicas propiedad de las gentes que ahí viven, al igual que los resorts u hostales que hay: así lo que gastas lo dejas en la economía local. Están bastante vírgenes y no reciben muchos turistas, con lo que siguen bastante tranquilas.

Había contratado ya hoteles y traslados (y pagado todo por adelantado) con Awesome Adventures (http://www.awesomefiji.com/), una compañía fijiana-neocelandesa especializada en Fiji. Allí es muy complicado ir por tu cuenta si no reservas antes (no puedes contratar una lancha "solo para tí"...hay distancias largas...). Además, son hoteles bastante pequeños y hace falta una logística de transporte necesariamente “convencional” (catamarán regular y lanchas de los propios hoteles esperándote para subirte y/o bajarte del mismo en cada isla). Me llamó la atención la cantidad de gente que viajaba sola (mucha chica), desde Auckland, Melbourne o Sidney, y con un claro perfil backpacker.
Llegué a Nadi (en la isla de Viti Levu) ya de noche (6am) y disfrutando de calor (por fin!!), dormí en un hotel de playa en el predominaban mochileros, cenando con espectáculo de fuego por aborígenes para turistas, claramente estaba allí de paso para estar muy prontito al día siguiente en la Marina de Port Denarau y tomar un catamarán hacia, por fin, las islas Yasawas. El plan era estar en tres islas (Nacula, Drawaqa y Naukacuvu), 2 noches en cada una.

Las nuevas gafas de bucear "Easy-Breath" que llevé causaban más que sensación a quienes me la veían puesta (https://www.youtube.com/watch?v=VG-o0zW1o24). Decathlon a 35 euros!. Compra super-recomendable para quienes solo queremos hacer snorkel y no bajamos más de 4 metros. Otro mundo (respiras por boca y/o nariz, con visión de 180 grados, y no se empañan).

Comencé en la primera isla (Nacula), que fue -a propósito- la más alejada entre las opciones disponibles, a 4,30h. en catamarán, en un paseo de verdad delicioso que me permitió ver desde el tejado del barco el resto de islas y hoteles en los que se bajaba la gente (este barco sube y baja diariamente desde Port Denarau y deja/recoge gente en las verticales Yasawas).

Llegué al Oarsman Bay Lodge (http://oarsmanbayfiji.com/) con una impactante playa de postal, prácticamente desierta, y con solo dos hoteles (escondidos en la vegetación), posiblemente la mejor de las Yasawas. Wow!, idílico.
Esta playa fue la mejor del viaje. Unas cabañitas muy chulas y limpias nos esperaban, pero el hotel, algo triste, estaba regentado por una familia de fijianos y adolecía de que los empleados habian hecho un curso rápido de Hostelería en CCC y claro, no se podía pedir más, además del ritmo del "Fiji Time". Horarios de comida marciales e ilógicos (8am, 12am y 7am), con platos únicos y mesas comunes. No estuvo mal pero íbamos por la arena al otro hotel (más caro) a chupar wifi y a "tomar los vinitos".

La paz era tal que solo se interrumpía un par de veces al día cuando llegaba un hidroavión hasta la orilla para dejar o recoger clientes...del otro hotel. Un snorkel de lujo a poca distancia y dos excursiones a nadar a una cueva natural y al famoso Blue Lagoon, donde se rodó la empalagosa "El Lago Azul", que fue realmente maravilloso.

En el siguiente hotel, en la isla de Drawaqa, el Barefoot Manta Island Lodge (http://www.thebarefootcollection.com/manta-island), era una reserva marina en la que supuestamente íba a poder ver muchas mantas, además la isla tenía tres playas, en fin, pintaba muy bien, pero pasó que hubo un error en la reserva y me asignaron una cabaña destartalada y con literas... y ventanas de madera que no cerraban bien, y sin baño, en fin, porque estaba todo el hotel "fully booked" por una boda. Socorro.
Me quejé con contundencia (aunque no era culpa del hotel) y conseguí hablar con la "Booking Manager" de Awesome Adventures para montarle el correspondiente pollo. La solución fue muy satisfactoria: "ha sido culpa nuestra, no se preocupe por nada, lo sentimos mucho, pero duerma hoy en ese alojamiento que mañana le llevo en lancha privada al tercer hotel de su ruta, pero a una suite de superlujo".
Ufff, no hay mal que por bien no venga. Me llevaron en lancha y me metieron en una suite, no sé, ¿200 m2?: Costaba 800 eur/dia. Así que genial, minibar gratis y a distrutar de la diminuta isla de Naukacuvu... que no aparece en el mapa de arriba.

Era el Paradise Cove Resort (http://www.paradisecoveresortfiji.com/), en una localización ciertamente imponente. Una gozada, aquí había hasta piscina, un lujo, y las comidas (por fin, "flexibles") eran propias de un excelente restaurante, todo muy cuidado y delicioso. Ha sido donde mejor he comido de todo el viaje. El Garden Bungalow que tenía para los 2 dias ya previsto estaba muy bien también pese al "downgrade", con la ducha del baño bajo las palmeras, fuera...

Gasté pasta en vino blanco. Fui a ver mantas (pocas, pero después de las que vi el año pasado en Belice, que hasta se dejaban tocar, no me importó demasiado) y snorkel, y visitamos un poblado ("Soso"), en el que hubo que hacer primero una ofrenda al jefe de la tribu. Paripé?, no estoy seguro, todo parecía muy solemne: estuvimos en un colegio y charlando con niños (muy divertidos) y profesores, y compramos algunas artesanías locales a muy buen precio.

Vuelta a Port Denarau en un enorme catamarán amarillo, distinto del de la ida, que iba muy rápido en medio de (inexplicables) olas que surgieron de repente y que hizo que todos nos mareásemos bastante: reconozco que llegué a preocuparme por los botes tan bruscos que dábamos (como si fuésemos "ganado"). 






















































Última noche obligada en Nadi (en Viti Levu) y al dia siguiente vuelta a Sidney y aprovechar 5 horitas deliciosas en Sidney antes de salir ya para Dubai. Cómo no, fui a comer más ostras (en Fiji no había) y algo de sushi junto al Opera House para despedirme de ese espacio tan icónico, en una ciudad verdaderamente excitante y vibrante.

Visité el mercadillo de Paddington, lleno de puestitos vintage, posavasos retro, bisutería super-chula, vinilos, puestos de ropa y comida, música en directo, todo en armonía: no me pudo quedar mejor sabor de boca. Vi en Circular Quay una feria dedicada a Francia y bebimos un Burdeos muy rico…Me dio mucha pena marchar...apurando todo.













A la vuelta quedé con las pilas cargadas al máximo, solo sufriendo un jet-jag de caballo.

Este viaje ha sido un pelotazo, igual dentro de unos años...ufff, tendré otra excusa para darme otro largo parecido (no sé si volvería a Australia, antes tocará Nueva Zelanda, hay que ahorrar) en un plan similar. Pena que esté TAN lejos.

El próximo viaje a Camerún estas navidades ya está cerrado y es muy prometedor, con expectativas muy altas -tras haber estado en Mozambique- lo que va a ser un excelente colofón para terminar de celebrar mi medio siglo, yeah!!. En 2016 ya veré, aunque tengo Madagascar en el punto de mira...

Dejo todos los videos de este viaje:

Melbourne

Ruta Costera Melbourne-Sidney

No hay comentarios:

Publicar un comentario