Título

WELCOME TO MY TRAVEL VLOG

© 2024 LOS VIAJES DE OSCAR. Travel stories, Photography and Video

ULTIMAS PUBLICACIONES

domingo, 21 de julio de 2019

CAMBODIA & MALAYSIA 2019 august

Un viaje muy variado y apasionante. Una verdadera gozada. Un “tres en uno” espectacular. No se puede hacer más en menos tiempo.

Poder combinar la visita (por segunda vez) a una ciudad asiática tan apetecible como Kuala Lumpur, con una escapada a la diminuta y rabiosamente paradisíaca isla malaya de Pulau Kapas, y una estancia en Camboya en la animada Siem Reap  visitando a fondo los impresionantes y espectaculares templos de Angkor Wat, tan icónicos, es una experiencia brutal.

Angkor Wat es uno de esos lugares que se debiera de tratar de visitar al menos una vez en la vida, Por su belleza infinita y valor histórico, fascinantes rincones de ensueño en un remanso idílico recuperado de la selva y envuelto de misterio, construido entre los siglos IX y XV, fue la capital de imperio Jemer, con muchísima influencia de India. 
Visita imprescindible para cualquier viajero.

Claramente Angkor Wat es una de las “maravillas del mundo”. Ruinas en medio de la naturaleza, cubiertas de árboles y plantas, espectaculares templos en un entorno mágico. 
Un destino de película que te atrapa por su belleza y cuya espiritualidad engancha al viajero más soñador. 

Una explosión de belleza de magnitud abrumadora como Ta Prohm, donde se rodaron algunas escenas de la película Lara Croft, Tomb Raider.

He disfrutado mucho y creo que la serenidad y tranquilidad con la que ya viajo me sirven para planificar en poco tiempo, improvisar y paladear cada momento, en un estado de máxima normalidad en entornos a priori complejos. Aunque debo decir que ha sido ciertamente un viaje fácil, comparado con otros. Claro. 10 vuelos en total, casi nada. Me contradigo?. No.

Pese a haber sido un viaje menos "intenso" que otros, tengo bastante que contar y mostrar. Buenas fotos. Algunas, en la isla de Pulau Kapas y en Angkor Wat, fueron realmente de ensueño. 



Dejo un vídeo de esta experiencia:

El esquema del viaje, con 4 destinos diferenciados, fue menos apretado de lo que puede parecer y, por las buenas conexiones aéreas con Air Asia, muy bien aprovechado:

- 3D/2N en Kuala Lumpur (KL)
- 3D/2N en la isla malaya de Pulau Kapas. Vuelo de 1h a Siem Reap. 80 eur i/v.
- 1D/1N de nuevo en KL. 
- 6D/5N en Camboya: Siem Reap / Angkor Wat. Vuelo directo de 2h a Siem Reap. 150 eur i/v.

Salvo por el "humilde" alojamiento en Pulau Kapas, los hoteles en KL y en Siem Reap fueron excelentes, con las mejores ubicaciones y precios sorprendentemente baratos, por la inmensa oferta que existe. Contratados ambos con Booking.com


Una aventura no programada con antelación (viaje decidido tan solo 1 mes antes, algo muy inusual en mí) pero muy acertada, con expectativas que han terminado situándose de nuevo por encima de lo esperado debido a algunas agradables e impactantes sorpresas.

Por razones formativas/universitarias de mi hija, se me planteó la oportunidad de acompañarle a Malasia y aprovechar a estirar un poco la estancia para montarnos un viaje espectacular en todo su conjunto. Pensado y hecho.

Encontrado un vuelo barato i/v de 650 eur con Etihad: de Bilbao a Kuala Lumpur, con escala de Brussel Airlines en Bruselas; de Bruselas a Abu Dhabi (6 horas, llegamos de noche y hacía 41 grados) y de Abu Dhabi (escala de 2h) a Kuala Lumpur (7 horas, con 26 soportables grados al llegar). 

Etihad es la aerolínea "de bandera" (estatal) del emirato de Abu Dhabi, como Emirates es la de Dubai, Qatar Airways la de Qatar... o Saudia de Arabia Saudita, todas ellas "peleando" por ser los mejores hubs en ruta a otros destinos en Asia o África. Bendita competencia.




KUALA LUMPUR (+ 6h s/España)

Capital de Malasia. Muy turística. Moderna y desarrollada. No te deja indiferente: mucho por ver y por hacer. 
Ya la visité en 2013 por lo que decidí hacerlo relajadamente pero con más intensidad. 
Exótica y cosmopolita, tan moderna y con identidad propia, sus limpias calles están repletas de un turismo mayoritariamente asiático. Ha tenido un desarrollo vertiginoso

La vi de nuevo llena de grúas, que trabajan día y noche, todo en obras, lo que le augura un aún mayor crecimiento. Enormes rascacielos, un monorrail suspendido, puestos callejeros, mercados, mezquitas, templos budistas o hindúes, centros comerciales,…
El (descomunal) aeropuerto internacional de Kuala Lumpur tiene 2 terminales muy separadas (KLIA y KLIA-2, ésta última solo para aerolíneas de bajo coste). Puedes ir a KL en autobús, tren… o en taxi, opción que escogimos por su precio razonable (16 euros para 50 km que recorres en menos de 1h.). No se exige visado para entrar en Malasia.

El alojamiento en KL, muy recomendable: PNB Perdana Hotel Suites on the Park (con piscina, por solo 50 eur / noche, un apartamento gigante, de lujo, con desayuno incluido y a solo 10 min. a pie de las Torres Petronas). 
https://www.pnbperdanaonthepark.com/

Enseguida recordé que la gente en KL es muy individualista y no socializa demasiado, quizás por esa multiculturalidad tan evidente… todos van un poco a su bola. 

Pero lo que más me llamó de nuevo la atención, además de que todo estaba aún más barato que en 2013, es el asombroso mix cultural que puedes encontrarte: viven de manera armoniosa muchas religiones y ello se palpa también en los contrastes urbanísticos. Una mayoría musulmana (70%) se mezcla con un 20% de población de origen chino y 10% hindú. 

Es ciertamente un verdadero mosaico cultural, histórico, social y económico, donde los coloridos barrios, tradicionales y caóticos, tienen un imán para el viajero, aunque me haya impactado menos que la primera vez que la ví. Es normal. En KL me moví algo en metro, pero sobre todo andando y también en taxi, cuyo precio es asumible.

Para este post, he pensado en relacionar brevemente solo algunos de los muchos lugares que puedes visitar en esta capital asiática que tanto me gusta (aún más que su “peer” Singapur). 


TORRES PETRONAS

Estas 2 emblemáticas e icónicas torres fueron las más altas del mundo desde su construcción en 1998 solo hasta 2003. Diseñadas por el argentino Cesar Pelli e inspiradas en el arte islámico, tienen una moderna estructura de cristal y acero
Con 86 pisos y 452 metros de altura albergan, entre otras, las oficinas centrales de la petrolera pública malaya: Petronas. En esta segunda ocasión, tampoco me decidí a subir a su plataforma de observación en el piso 41.  Caro y largas colas.
De noche o de día, te quedas ensimismado contemplando la zona.





En los bajos de las Torres (llamadas también “Twin Towers”) tienes el Suria KLCC Mall (KLCC Kuala Lumpur City Center), un descomunal y futurista centro comercial. Frente a  las Torres hay un parque muy bonito y un pequeño lago artificial con un espectáculo de agua y, por la noche, luces de colores.






TORRE MENARA

No subimos en esta ocasión, pero sigo recomendando, puestos a querer ver KL desde las alturas, el hacerlo desde la (muy impresionante) Torre Menara, de comunicaciones. Ni color: 421m de altura, la 4ª más alta del mundo, con unas vistas que, confieso, nunca he contemplado en otros lugares del mundo, bajo una inquietante pero magnética vista en 360 grados: al aire libre y sin barandilla
De infarto. Estas fotos son de 2013.



PETALING STREET
Este mercadillo en el barrio chino es un hervidero, lleno de gangas… en buenas imitaciones de ropa, zapatos, relojes y bolsos. Mucho ambiente y excelente para tomar unas cervezas (Tiger, please) entre el barullo y los puestos de comida tradicional. 



CENTRAL MARKET

Data de 1936, y está más enfocado al turismo, es un lugar muy bonito de dos plantas, con souvenirs y artesanías típicas, tiendas de ropa y muchísimas curiosidades. También hay puestos de comida. Recomendable.





MEZQUITA MASJID JAMEK

También llamada, como en muchos otros lugares del mundo, “Mezquita del Viernes”, es una de las más antiguas de la ciudad. Inaugurada en 1909, está ubicada en la confluencia de los dos ríos (Gombak y Klan). Me encanta su diseño como medio hindú y musulmán, rodeada de palmeras.






PLAZA MERDEKA

Tiene mucha importancia histórica. Es la “Plaza de la Independencia”, lugar donde se izó por primera vez la bandera malaya en 1957, a casi 100m de altura. Ver los rascacielos de fondo mientras contemplas el imponente (gubernamental) Palacio del Sultán Abdul Samad, de estilo árabe, con cúpulas de cobre, es impagable. Aproveché para relajarme y coger fuerzas.






BUKIT BINTANG

Este distrito, llamado el “Triángulo de Oro”, puede que sea el centro del ocio en KL. Si quieres ver calles en ebullición y con “de todo”, puede resultar de lo más entretenido, con cientos de tiendas, restaurantes y bares.





LITTLE INDIA

Aquí palpas esa multiculturalidad que respira la ciudad. Este barrio, sin ser gran cosa, te traslada hasta la India gracias a sus tiendas de saris, flores para ofrendas y el olor a curry en las calles. Escuchas “hits” de Bollywood y todo se torna interesante en esta especie de bazar callejero.
La comunidad hindú es la más pequeña dentro de los tres principales grupos étnicos en Malasia, siendo los otros dos malayos y chinos.






BATU CAVES

Imprescindible. Dejé para el final la mejor excursión posible en KL, que por tiempo no pude hacer en 2013. 

A solo media hora en metro desde KL se encuentra un gran centro de peregrinación hindú; las Cuevas Batu, compuestas por varios templos y enormes cuevas, donde podrás ver muchos monos, muy confiados… por lo que debes de desconfiar tú de ellos. Pese a estar solo a 10 km de KL, el paisaje de los alrededores cambia drásticamente. Se pueden visitar en una mañana.

Destaca la cueva principal (“Temple Cave”), sobre una colina de piedra caliza, a más de 100m de altura, a la que se accede tras subir casi 300 escaleras, junto a la enorme e imponente estatua dorada del Dios Murugan, con 42m de altura. Allí se congregan una vez al año el festival hindú Thaipusam cientos de miles de fieles durante 3 días. Una pasada. 
No había demasiada gente, así que genial.



















ISLA DE PULAU KAPAS

Bendecida por muchos viajeros, algunos con cierto recelo y entusiasmo contenido, como posiblemente la mejor isla de Malasia y de las mejores de todo el sudeste asiático.

Por ello, me picaba mucho la curiosidad tras haber estado en 2013 en Malasia visitando la preciosa isla de Langkawi, en la costa occidental, pero sobre todo las extraordinarias islas Perhentian, en la costa oriental y muy cerca de Pulau Kapas, con unas playas tan sublimes como las de estas 2 fotos que recupero.
¿Superaría Pulau Kapas aquella experiencia? (yo creo que sí...)


Mientras mi hija pasaba 3D/2N en una convención de Naciones Unidas en Putrajaya, a 50 km de Kuala Lumpur, decidí hacerme una escapada mochilera a la paradisíaca isla de Pulau Kapas, lugar al que llegas desde Kuala Lumpur en un tempranero vuelo a las 7am con la siempre puntual y eficiente Air Asia por solo tan 80 euros ida y vuelta. 

Tomé un taxi a las 4,30am y atravesé KL en un asombroso paseo nocturno sin tráfico, sin gente y, curioso, con muchos edificios residenciales con sus fachadas iluminadas con luces exteriores. Gastos de comunidad?.

La terminal KLIA-2 del aeropuerto, solo para aerolíneas de bajo coste, era a las 5,30am un auténtico hervidero de gente. Tuve que hacer el check-in para mi maleta y obtener la tarjeta de embarque (esto es ya un clásico: D.I.Y.) en una máquina de la malaya Air Asia, siempre tan eficiente con empleados y azafatas muy jóvenes. Su lema: “Now everyone can fly”.




En solo 1 hora de vuelo, llegué a la capital del estado más musulmán de Malasia: Kuala Terengganu. Más cerca del paraíso. Pulau Kapas es sin duda uno de los destinos más alternativos y mochileros que puedes encontrar en un viaje por el sudeste asiático, rodeada de aguas cristalinas es una isla que casi no está desarrollada…


La mejor época para visitar Pulau Kapas es de abril a noviembre. Perfecto. Por estar en la costa oriental, quedaba además protegida de los monzones. Consciente de que se podría poner de moda, no dudé en ir contrarreloj 3D/2N a conocerla…. tan afamada… como poco visitada?. No. 

Oh, sorpresa, la isla estaba con un 100% de ocupación hotelera (solo quedaba espacio en un camping) y estaba llena de españoles, ante mi perplejidad. 

No pasa nada… pero no me lo esperaba. Algún vuelo chárter?. No: gente mochilera, de menos de 40 años, que viaja por libre y que igualmente había oído hablar de este increíble lugar, en el que entre semana hay muy poca gente (solo la que está alojada en los hoteles) y los fines de semana se llena de gente local y familias que van allí a pasar el día. 

Llegué un lunes, así que tenía todo a mi favor. La gente sin reserva de alojamiento deambulaba por la playa resignada a dormir al menos una noche en el camping a la espera de repetir procesión al día siguiente y tener más suerte en algún hotel.

Realmente increíble, una experiencia única he de decir, en una isla tan poco explotada y muy virgen. Sin carreteras, ni calles, ni vehículos, ni supermercados, ni cajeros, ni wifi, ni puedes pagar con tarjeta, nada!. Por no haber, no había ni mosquitos. Lo peor, la influencia musulmana: solo había alcohol en un hotel algo alejado (bueno, a solo 10 min paseando por la playa desde el mío), y donde peregriné cada vez que quería una lata de cerveza helada a 2 eur. Y cayeron bastantes paseos... y cervezas.

Una recomendable joya sin infraestructura en la que solo buscaba sol, relax, snorkel. Descanso y recarga de pilas. 
Un delicatesen “back to basics” en un entorno muy tranquilo y relajado, un paraíso no masificado donde veías a muy poca gente a pesar de no quedar camas en esta pequeña isla.

Pulau Kapas, y su vecina y aún más diminuta Pulau Gem, se encuentran a solo 6 km de la costa oriental de Malasia. Para llegar al embarcadero en Marang (ojo, no Merang) debes de tomar un taxi desde Kuala Terengganu. 17 km y 10 euros de taxi me llevaron en 35 min. al barco que me estaba ya esperando (reserva previa con el jetty de Suria Link) porque llegué 20 min. tarde.
Una lancha solo para mí...

En 15 min. y por solo 4 eur me dejó en la arena de Pualu Kapas. Increíble, eran solo las 10am y no podía evitar sonreir porque no hubiese podido imaginarme estar ya allí, en semejante lugar, y haber llegado tan fácil y rápido desde una populosa ciudad como Kuala Lumpur.

La llegada fue impactante por el entorno, el color del agua y la fina arena blanca. 

El ambiente era tan relajado y distendido como esperaba. Cero stress. Genial: a desconectar!. Haría unos 30 grados y algo de brisa. En ningún destino he hecho tanto snorkel como en Pulau Kapas, y es que realmente hay poco que hacer. No es mala porque ese era mi objetivo.












Se puede recorrer el largo oriental de la isla (menos de 3 km) por la orilla en marea baja en menos de media hora. En marea alta, debes hacerlo en algunos tramos por unas destartaladas y a veces empinadas o rotas escaleras de piedra.

En algunos blogs se habla profusamente de las 8 o 9 opciones existentes de alojamiento (desde malos a normales) y de comida (en general mediocre), con bastantes discrepancias. Me lo ahorraré. Todo es muy barato y en todos tardan mucho en servirte. Un clásico del sudeste asiático. 

Yo no iba buscando grandes comodidades allí, y es cierto que ninguno tiene página web ni puedes hacer reservas por adelantado (salvo el "caro" hotel spa de la enana isla Pulau Gem, que sí verás en Booking por 100 eur/noche). 

Cómo lo hice entonces?: me puse en contacto por whatsapp con Hans Keune, el dueño holandés de Kapas Beach Chalets-KBC 2, con las cabañas más razonables de la isla. 
Reservé, sin anticipar dinero, dos noches en una habitación modesta (20 eur/noche, sin desayuno) pero con ventilador, mosquitera y un baño con ducha de agua fría. Suficiente. 

No quedaban ya habitaciones con aire acondicionado. Hans incluso me coordinó la lancha desde / a Marang. Enormes zumos naturales muy baratos (menos de 1 euro) y una carta variada me convencieron de que, como muchos habían señalado, era la mejor opción para alojarse. 
Si vas, no te lo pienses. Es "el tuerto en el país de los ciegos". 


Había un par de centros de buceo y esto puede explicar que durante las mañanas hubiese tan poca gente a la vista. 
Hablaban de una visibilidad de 8 metros. Los arrecifes estaban muy cerca de la orilla. 


Del snorkel diré que era bueno pero algo por debajo de la expectativa tras haber leído a otros emocionados viajeros. Los jardines de coral sí eran bonitos y estaban en excelente estado…, aunque no había mucha vida marina: puede que mi bendito “problema” sea que he estado en otros lugares del mundo donde la nota era mucho más alta (Cook, Fiji, Fernando de Noronha en Brasil, Sangat en Filipinas o el norte de Bali, quizás el mejor que he conocido). 







No obstante disfruté mucho y, sin aletas, me alejé de la orilla tanto como pude para poder ver tortugas y tiburones, pero no tuve suerte. Muchos “nemos” y peces de muchos tipos, todo en unas condiciones extraordinarias, sin corrientes y con el agua, tranquila y cristalina, a 28 graditos, contemplando arenales desiertos y relucientes.

Un día decidí, con un calzado adecuado, hacer el llamado Jungle Trail, una interesante excursión de solo 1 km por la selva, con cuerdas para agarrarte y avanzar en algunos tramos, de unos 30 min, que atravesaba Pulau Kapas a lo ancho y llegaba a una cala espectacular, de rocas.

Lo culminé una sudada de espanto y un aparatoso resbalón en el que me hice una pequeña avería en el brazo. 

El snorkel fue una gozada. Todo muy virgen y solitario.











El segundo día, decidí ir en lancha en 5 min., a comer al lujoso hotel Gem Resort, del que todos decían que tenía el mejor restaurante de la zona. http://gemisland.com.my/wp/. Un resort en una isla privada.


Al llegar a su restaurante me miraron mal por mis pintas (en plan: ¿a qué has venido aquí, chaval?). Más caro del precio normal, comí en una aislada mesa de madera una sopa de pescado muy picante y un plato, también muy picante, de pulpo, con unas vistas inéditas e impresionantes de Pulau Kapas. 










Aproveché para hacer un snorkel muy bueno antes de que mi lancha volviese a recogerme. Planazo en un marco incomparable. Me alegré de no haberme alojado allí: turismo chino, familias y gente mayor. Pero merece mucho la pena una visita aunque solo sea para tomar unas cuantas cervezas, disfrutar de un buen snorkel y... del paseo en lancha. Al lado, atracado, un super-yate de lujo.






Un atardecer deslumbrante que ummm quizás hace pódium en mi colección de fotos de puestas de sol en los 5 continentes, y que algún día quizás debería de recopilar...

Un efecto en el cielo impresionante que pude contemplar ensimismado desde el solitario embarcadero: uno de esos momentos cumbres en el que uno se siente afortunado de poder estar en algunas zonas del mundo que tan balsámicos efectos me producen.















Y por las noches, otra sorpresa inesperada. Todo el cielo lleno de murciélagos gigantes que sobrevolaban a gran altura. Todo un espectáculo que solo había contemplado en Maldivas en 2009.

Me fui con pena, pero tampoco tanta. Además que ya “desconecté” lo suficiente, uno ya ha aprendido que experiencias viajeras de perfil lúdico y paradisíaco como las vividas en Pulau Kapas, siempre las recordaré pero con una añoranza contenida… porque quedan otras muchas por llegar, seguramente incluso mejores, quién sabe, en cualquier caso siempre diferentes y con seguridad también estimulantes.

Y además, de cualquier forma, tenía por delante el regresar a Kuala Lumpur para disfrutar de una noche más en esta urbe tan excitante y después irme 5 días de aventura a una fabulosa Camboya. 

Así, a cualquiera no le da pena hacer la maleta de nuevo las veces que hagan falta.

Bye Pulau Kapas!



Puedes ver fotos de otras islas malayas visitadas en mi post de 2013, sobre todo las Perhentian, y así poder comparar con Pulau Kapas.... si algún día eres tan afortunado de tener que elegir.


CAMBOYA (+ 5h s/ España)

Malasia no exigía visado, pero sí nos hizo falta para entrar en Camboya (33 eur). Por internet, fácil y rápido. Te evitará colas en el aeropuerto internacional de Siem Reap.

A pesar de que la moneda oficial en Camboya es el riel, pagarás todo en USD, así que lleva muchos billetes pequeños. El 95% de los camboyanos son budistas y veneran a los monjes, que puedes ver con sus túnicas naranjas…

La capital del Reino de Camboya es Phnom Penh y su cultura es la heredera de la del Imperio de Angkor, de ahí que sus templos sean parte de su identidad nacional e incluso tengan presencia en la bandera del país. No hay vacunas obligatorias aunque es de sentido común que estés al día de las habituales.

Puedes visitar Camboya cuando quieras: el clima es siempre tropical, las temperaturas son siempre agradables y los paisajes varían en función de la época del año, pero son siempre espectaculares. La temporada de lluvias es entre mayo y octubre (llueve siempre por la tarde). La temporada seca va de noviembre a abril…


Aunque no he tenido oportunidad de recorrer este pequeño país, parece evidente que tiene todavía una profunda autenticidad: el choque cultural fue brutal. Bien!! es lo que me engancha. Es el país más pobre de la región y soy consciente de que Siem Reap, tan turístico, sin duda no es lo más representativo de Camboya.

Es bueno saber que:

- La gente es MUY simpática y amigable, y siempre te ofrece su ayuda.
- No hablan alto ni gesticulan mucho, son muy tranquilos.
- No les gusta (falta el respeto) que los turistas vayan con poca ropa. Cúbrete los hombros y evita las minifaldas, si quieres evitar que te impidan entrar. No olvides seguir las reglas como no fumar y comer en áreas apropiadas, no alimentes a los monos… sé sensato.
- Los gorros y las gafas de sol, al entrar en los templos, tampoco les molan.
- Las mujeres no deben tocar a los monjes.
- Besarse o acariciarse en público está mal visto.
- Es uno de los países más pobres del mundo, y hay muchos niños mendigando: nunca les des dinero.
- Cuando alguien se cae o se tropieza, la gente se ríe abiertamente: también es cultural, no te lo tomes a mal, además esta actitud ya la conocemos por aquí… pero ellos lo hacen para alejar el dolor y dar ánimos positivos.
- El tuk-tuk es el vehículo nacional. Barato, rápido, cómodo, te protege del sol y de la lluvia, es una gozada. El servicio incluye agua y fruta. Úsalo siempre y negocia bien el precio. Increíble hasta dónde puedes ir por un equivalente a solo 2 euros. Lleva siempre billete pequeño.



UN POCO DE HISTORIA RECIENTE (no nos olvidemos de esto).

No pasaré por alto el hablar de la tremenda desgracia de Camboya, implicada en el conflicto de Vietnam cuando Estados Unidos les atacó en 1.969 por ser refugio de la guerrilla norvietnamita del Vietcong, lo cual terminó por sumergir al país en una atroz guerra civil, de la que salió triunfante el partido de los Jemeres Rojos encabezados por el genocida Pol Pot: su régimen cometió desde 1.975 una de las mayores barbaridades del siglo XX: se asesinó al 25% de los habitantes de Camboya en un caso extraordinario de “autogenocidio”.

Es imposible conocer el número de camboyanos que yacen en fosas comunes.

Me viene a la mente cuando estuve en la espectacular Vietnam en 2007, donde me llamó mucho la atención la gran simpatía de los vietnamitas, pensando en todo lo que sufrieron en aquella tremenda guerra que comenzó en la década de 1960 con los combates de la guerrilla en Vietnam del Sur y continuó hasta que los últimos americanos salieron in-extremis de Saigón en abril de 1975. Más de 58.000 americanos y al menos 1,1 millón de vietnamitas murieron.

Pero es que la de Camboya es una historia más triste aún. Y no ha sido hace tanto tiempo. Me da mucha pena y no puedo pasar por aquí de puntillas.

Quizás no conozcas mucho sobre Pol Pot (foto) y el genocidio de Camboya, pero se calcula que entre 1.975 y 1.979 acabó con la vida de 1,7 millones de personas, aproximadamente la cuarta parte de la población, uno de cada tres hombres, a causa de trabajos forzados, enfermedades, hambruna y purgas políticas. 
El abandono forzoso de las ciudades y la ruralización fueron el comienzo de una represión y reeducación brutal que hizo retroceder al país a la Edad de Piedra. En 1974 los Jemeres Rojos ocuparon la capital camboyana de Phnom Penh. Instauraron un régimen de terror cuyo legado sería uno de los mayores genocidios de la Historia.

Muy en resumen: Después de que el Vietcong invadiese zonas de Camboya en 1964 con el propósito de abrir un segundo frente contra los americanos, EE.UU. bombardeó Camboya en 1969 y durante cuatro años.
En 1970, acorralado por la situación, el rey de Camboya, Norodom Sihanouk, se marchó en una imprevista gira internacional. En su ausencia, hubo un alzamiento militar que depuso al rey y proclamó la República Khmer.

Pero había una guerrilla en Camboya, los Jemeres Rojos, con Pol Pot al frente, que luchaban contra la República Khmer a la vez que permitían el paso de tropas norvietnamitas a Vietnam del Sur. Con la retirada de EEUU de Vietnam del Sur en 1973, y la conquista de éste por Vietnam del Norte, dejaron a la República Khmer completamente aislada y sin esperanzas de obtener una victoria sobre los temidos Jemeres Rojos

En la imaginación de los Jemeres Rojos, el antiguo reino de Angkor brilló siempre como modelo. Fiel a la tradición despótica de los antiguos emperadores jemeres, Pol Pot instauró un régimen en el que las ciudades fueron abandonadas y toda actividad que no fuera la agricultura, perseguida. 
Incluso, llevar gafas era razón suficiente para ser ejecutado sumariamente.

La ruralización forzosa se materializó en campos de trabajo donde se trabajaba 20 horas al dia, con solo un día de descanso cada diez, y donde un gran número de personas murieron de inanición o de puro agotamiento. En las ciudades abandonadas, el régimen creó prisiones y centros de exterminio. 

Durante los años en que los Jemeres Rojos ostentaron el poder, tanto los vietnamitas como los chinos intentaron ocultar las barbaries de sus "protegidos", pero la brutalidad de Pol Pot les terminó espantando de tal forma que incluso China permitió que los Jemeres cayeran.

Durante el gobierno de Pol Pot, las únicas noticias que se recibieron en el exterior fueron proporcionadas por corresponsales de guerra que se habían refugiado en la embajada francesa, como John Swain, el fotógrafo Al Rockoff, o Sydney Schanberg y su ayudante Dith Pran, en quienes se basa la famosa película Los Gritos del Silencio ("The Killing Fields")

Las cifras del genocidio no fueron analizadas debidamente, y los juicios internacionales por Crímenes contra la Humanidad quedaron en nada, El remate fue la formación de un gobierno de coalición en 1991, en el que también entraron a formar parte los Jemeres Rojos!. Alucinante, verdad?.

La posterior llegada de una misión internacional y la creación de una monarquía constitucional no trajeron consigo la deseada persecución legal. Del mismo modo, la ayuda internacional fue muy insuficiente. 

Un final muy amargo. Y todo esto ha sucedido, como se suele decir,  “antes de ayer”. 

Tremendo y estremecedor.




CAMBOYA – SIEM REAP: 

Esta ajetreada y pequeña ciudad, la segunda más importante de Camboya e imprescindible base de operaciones para visitar los Templos de Angkor Wat, se ha reinventado como el destino más chic del país: ambiente mochilero conviviendo con modernos hoteles. 

En Siem Reap es muy difícil no sentirse turista. Te puedes mover a pie o en tuk-tuk. 
El centro histórico está en la zona del Old Market (mercado cubierto con comida, ropa y artesanía), cerca de la famosa y bulliciosa Pub Street: es el corazón de la vida urbana, con cafés, restaurantes, bares y tiendas.

Desde Siem Reap hicimos varias excursiones en tuk-tuk y en moto.



Nuestro plan de 6D/5N en Camboya fue:

Dia 1: Visita del Old Market, en Siem Reap. Callejeo, compras y inmersión en el mercado local, para mí siempre fascinantes de conocer...











El interés por el lugar nos llevó a hacer algo que no solemos hacer a menudo: visitar un museo, en este caso, el Museo Nacional de Angkor (12 usd), super-interesante con reliquias originales, videos y creo que necesario y didáctico para exprimir mejor todo lo que nos iba a entrar por los ojos en días posteriores. 




CAMBOYA - ANGKOR WAT: 

Es la principal atracción de Camboya, por lo que en realidad no hay temporada alta ni baja. 
Decían que la cercana Siem Reap está llena todos los días… y que también lo están los templos. Nosotros tuvimos suerte, no fue para tanto.
Amerita 2-3 días de visita. Esta duda inicial (tanto templo?) me quedó zanjada en cuanto me situé y vi todo lo que tenía delante. Para nada.

Apoteósico y en absoluto “sobredosis”, es aconsejable que, en función de tu disponibilidad, alternes las visitas a templos y hagas otras cosas entre medias.

Porque, casi nada, Angkor Wat es el complejo religioso más grande del mundo (aunque empezó siendo hinduista, terminó siendo budista) y sus colosales dimensiones te impactan de lleno: imposible verlo todo. Cómo se pudo construir en "tan solo" 37 años es algo que hoy en día aún desconcierta a los investigadores.
Me pareció un tesoro arqueológico tan deslumbrante que dudo que vea nunca nada que se le parezca, y me di cuenta de que el Budismo en Camboya está mucho más relacionado con India que con los otros países del sudeste asiático. 

Este fabuloso complejo arqueológico está considerado por muchos como uno de los destinos más alucinantes del mundo
Pese a ser un lugar super-turístico, no es necesario planificar demasiado una visita que es imprescindible se mire como se mire.  Pasar varios días recorriendo, desde Siem Reap, los cercanos templos de Angkor Wat, el de Bayon y el Ta Prohm, y reservar algo de tiempo para el de Banteay Srei, tan bonito, sin olvidar el inmenso Preah Kahn es un planazo sobresaliente.



Y completar la estancia con alguna excursión alternativa en moto, como hicimos, a lugares poco turísticos más alejados de Siem Reap, y cercanos al Lago Tonle Sap, terminan por convencerte de la inmensa fortuna de visitar lugares mágicos e impactantes. 

Angkor es obviamente mucho más que “un conjunto de piedras” e impresiona y estremece como en pocos lugares he visto (pienso en la impresionante Tikal en Guatemala, el descomunal templo budista de Borobudur en Java, Indonesia, o algunas ruinas mayas memorables como Palenque o Toniná en Chiapas (Mexico) o Xunantunich y Cahal Pech en Belice).

La pena es que. durante nuestra estancia, estuvo nublado mañanas y tardes, y no pudimos contemplar los afamados e impresionantes amaneceres (el sol sale por encima de la torres del templo de Angkor Wat) y las puestas de sol… vaya foto nos perdimos! (internet)

Fuimos en tuk-tuk a sacar los tickets para 3 dias en Angkor. Nos llamó la atención que en unos monitores sobre las taquillas oficiales, se indicaba en un contador on-line el nº de visitantes a los Templos de Angkor Wat durante 2019: ni más ni menos 1.544.502 personas habían comprado un pase. 
Es una fuente de ingresos brutal para un país tan pobre como Camboya…

Como era ya tarde para hacer un tour, hicimos una breve visita-aperitivo de Angkor al atardecer para ir abriendo boca. 






Por la noche, como todas, siempre en Night Market y Pub Street.




Nuestro alojamiento, también muy recomendable, de semi-lujo, con Booking.com: Hotel Central Corner D’Angkor (por solo 25 eur /noche la habitación doble, con piscina, desayuno y traslado del aeropuerto incluidos). https://www.centralcornerdangkor.com/en-gb

Aquí puedes ver el precio de todas las excursiones disponibles desde Siem Reap; las que hicimos las que contratamos siempre a través de nuestro hotel. Mejor, con un conductor conocido que colaboraba con el hotel: David.




Siem Reap es la ciudad más cercana a las atracciones de Angkor Wat, y una de las ciudades más grandes de Camboya, lo que significa muchísimas opciones de alojamiento. Por ello, es MUY barato. 

La mayoría de los albergues y hoteles están cerca de Angkor Wat, y no te lleva más de unos minutos llegar de un lugar a otro. Casi todos los hoteles están cerca del centro de la ciudad, donde es muy fácil encontrar restaurantes, mercados y todo lo que puedes hacer en Siem Reap.

Esta pequeña ciudad, Siem Reap, recibe diariamente vuelos desde China, Hong-Kong, Corea, Taiwan, Malasia, Vietnam, Tailandia y Filipinas. Preparada para tragarse semejante demanda internacional, su magnitud turística comprende una oferta completísima de hoteles y restaurantes para todos los bolsillos: bares, restaurantes, pizzerías, marisquerías, mejicanos, italianos, asia-fusión, … y cañas de cerveza a 0,5 usd. 

Masajes, happy-hour,… buenos pubs, todo alrededor de los medulares y céntricos Night Market, Old Market y Pub Street, tres auténticos hervideros a diario. Gente vendiendo tarántulas, escorpiones y otros insectos grandes fritos por la calle,… un poco locura. 
Mucho turismo asiático. Enseguida te acostumbras....y te transformas de espectador en protagonista.


Dia 2: 1er dia de templos: Circuito “grande” en tuk-tuk. Luego lo cuento.

Dia 3: Visita a Artisans Angkor, una granja-fábrica local de seda, a media hora en tuk-tuk. Muy recomendable.


Gestionada por Les Chantiers Écoles, movimiento que pretende reavivar la cultura tradicional camboyana tras el periodo de los jemeres rojos, su objetivo es enseñar los oficios tradicionales a los más jóvenes, sobre todo de estratos desfavorecidos.

Una interesantísima visita gratuita con guía en inglés, viendo con detalle todo el proceso de la fabricación, desde el cultivo del gusano de seda hasta el hilado y el teñido, con todas las fases manuales de extracción de impurezas. Increíble, terminamos  entusiasmados. Compramos bastantes cosas en la tienda, por interés y porque esta fábrica lleva desde los años 90 ayudando a dar trabajo a gente de áreas rurales. Inspirador y meritorio, este proyecto social nos encandiló.

Como curiosidad diré que intentamos en varios sitios alquilar una scooter por nuestra cuenta. No hubo manera. 
Un reciente accidente de un extranjero en moto de alquiler por la zona había puesto a todos en alerta, policía incluida,  y no te ofrecen seguro, o sea: vas por tu cuenta y riesgo.
Inaceptable, decidimos contratar dos motos con conductor y pagar, por 4 horas, 25 usd cada uno. 

Un acierto.



Vimos las pagodas de Wat Aranh Sakor.








Pasamos por aldeas alejadas de Siem Reap e hicimos un montón de paradas, con mucha interacción con los conductores, muy simpáticos, y a los que dimos algunos consejos de marketing para salir del anonimato, viendo lo extraordinario de la excursión. 

Casas granja donde hacían champiñones partiendo de frascos con tierra podrida,...






Poblados de pescadores a la orilla del lago Tonle Sap, sin turistas...















y visita al Templo de Phnom Krom, del siglo IX, una sorpresa espectacular situado en una colina de 140 metros de altitud. Sus alrededores son espectaculares y desde el punto mas alto, al que subimos en moto por una empinada carretera, se consigue una panorámica inmejorable del lago Tonle Sap, del pueblo flotante de Chong Kneas y de todos los arrozales, infinitos.

Un tour impagable que, si vas a Siem Reap, no debes dejar de hacer. La compañía, Scooter Trails.










Dia 4: 2º dia de templos: Circuito “pequeño” en tuk-tuk. Luego lo cuento.

Día 5: 3er dia de templos, pero fuera de Angkor: Visita en tuk-tuk al pequeño y asombroso templo de Banteay Srei o templo de las mujeres, a 30 km de Siem Reap, con una piedra como rosada, preciosa. Un templo del siglo X dedicado al dios hindú Shivá. La entrada al templo estaba incluida dentro del pase general de Angkor. Genial. Los relieves y las tallas eran de los más bonitos que vimos.










Toda una joya inesperada que combinamos una visita curiosa: las cascadas de Kabal Spean,  a 50km de Siem Reap: un río que conserva en su cauce rocas esculpidas con imágenes divinas y símbolos, talladas durante los siglos XI y XIINos llovió, pero salir en tuk-tuk a la zona rural fue una pasada.







Por la tarde-noche hicimos un experimento (fallido): darnos un masaje callejero (todos los anunciaban por solo 5 usd). En fin, empezó el masaje, todo muy raro, y les dijimos que no siguieran: les dimos solo 2 usd y nos fuimos. Inaudito. dos bisoños masajistas (chico y chica) totalmente inexpertos en masajes, preferimos mantener a salvo nuestras espaldas. Fue algo embarazoso pero luego lo celebramos en Pub Street con un montón de cervezas sin parar de recordar lo gracioso que fue todo. Muchas risas. Al final, para quitar el mono, nos dimos en nuestro hotel un super-masaje de 1 hora por solo 12 usd. 


ANGKOR WAT

Este parque arqueológico, distribuido en 400 km2 y con más de 45 templos, contiene restos de diferentes capitales del Imperio Khmer, del siglo IX al XV. El complejo respira historia, creencias espirituales y armonía. De verdad que resulta muy impactante. 
Angkor Wat es más que un sitio arqueológico, es el símbolo de una civilización. Esos santuarios, tan icónicos y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1.992, me transmitieron belleza, tranquilidad, espiritualidad e inmensidad. 
Un lugar al que he tardado (mucho) en ir pero que definitivamente considero imprescindible visitar si, como yo, no te pones límites a viajar por todo el mundo. Estuve a punto de ir a Camboya en 2007 cuando visité Vietnam, pero no cuadró y siempre me arrepentí…

Debes comprar las entradas en la taquilla oficial en la carretera que conecta la ciudad de Siem Reap con el sitio arqueológico. Si quieres, cómpralo justo antes de comenzar el recorrido, no hay necesidad de comprarlo por adelantado. O la tarde anterior, y así entrar gratis en ese momento. 
Puedes elegir entre 3 tipos de entradas:
Pase de 1 día - 37 usd
Pase de 3 días: 62 usd (debe usarse dentro de una semana), es el que cogimos.
Pase de 7 días: 72 usd (debe usarse dentro de un mes)

El Parque arqueológico de Angkor Wat está abierto de 5 am a 6 pm, todos los días. Siempre lleva tu entrada encima, en los templos la seguridad lo revisará en la entrada. Las entradas son personales (con tu foto).

Para moverte por Angkor Wat necesitas un vehículo, no puedes caminar por todo el complejo. Los extranjeros no pueden conducir dentro del parque, por lo que debes alquilar una bicicleta, un tuk-tuk o coche. Las bicis pueden ser divertidas, pero entonces prepárate para largas horas en bicicleta y el calor (y necesitarías más días en el parque, de lo contrario es imposible verlo todo). 

Templo de BANTEAY KDEI


Explorar los templos de Angkor Wat es una de las mejores cosas que hacer en Camboya y no te lo puedes perder. 
A solo 6 km. al norte de Siem Reap, durante casi un siglo Angkor Wat fue el centro político y religioso del gran imperio Jemer y en él vivían cerca de 20.000 camboyanos. 
Leímos que el templo más emblemático del conjunto, Angkor Wat, hermoso, intenso, lleno de gente, turístico pero mágico, es fruto de un plan matemático elaborado por expertos en astronomía y cosmología ya que se alinea con la posición del sol durante el equinoccio de primavera, que se eleva exactamente por detrás de la cúpula principal. 


Templo de PRE RUP




Si a eso le sumas que la longitud de los muros exteriores del recinto total de Angkor es de 365,24 km (cifra que es exactamente los días que dura un año solar) el desconcierto es mayor y se suma a otros prodigios arquitectónicos aún sin resolver, como algunos de la civilización maya, inca o egipcia. 

Templo de EAST MEBON



De proporciones épicas, Angkor es una atracción irreal e impresionante, cuna de una civilización remota, que se quedará grabada en tu memoria recordando una atmósfera tan misteriosa y la atrayente sensación de soledad, sin apenas gente en algunos templos.

Templo de TA SOM






Templo de JAYATATAKA









Templo de PREAH KHAN










Yo recomiendo contratar un tuk-tuk. Pregunta en la recepción de tu hotel, pueden recomendarte un conductor fiable, hablar con él y negociar el precio, aunque el hotel te dará tarifas razonables y te garantiza “fiabilidad”. Puedes pagar sobre 15 usd por una excursión de un día. 

Te recogen en tu hotel y el conductor se queda contigo hasta las 6 de la tarde cuando cierra el parque. Si encuentras un conductor agradable y servicial, no lo dudes: quédate con él durante todo tu viaje y alrededores de Siem Reap. 
Te indicará cómo moverte por los templos de Angkor Wat, te dejará en un lado de un templo y te recogerá al otro lado, o tal vez incluso en otra ruina más abajo en el parque. Así que recuerda bien su nombre, su cara y tuk-tuk, incluso su teléfono por si te pierdes y le tienes que llamar para que vaya a buscarte (a mí me pasó).





Debes saber que los tres mayores atractivos son:

Angkor Wat (el templo más grande del mundo, construido en el año 1.113 durante 30 años), 

Ta Prohm (un estallido en la naturaleza, con árboles milenarios) y

Angkor Thom, la ciudad amurallada con muros de 8 metros de altura y cinco puertas y que contiene un buen número de templos impresionantes, entre ellos, el enigmático Bayon con sus enormes caras de piedra, Baphuon o Preah Palilay.


Debes de tomarte tres días para visitar lo mejor, con tranquilidad. Déjate llevar porque no te cansarás de verlo.
Podría hacerlo (explicar e identificar templo a templo), pero sería muy exhaustivo y hay otros blogs más concienzudos que explican en detalle cada uno de ellos. Pienso que todos tienen su encanto, no hay rankings, ni un circuito perfecto, no te líes ni estreses. 

Diré solo algo que, una vez allí, lo verás con mucha claridad: hay básicamente 2 recorridos standard: “corto” y “largo” (precios en tuk-tuk sobre 15 usd). 
Para ir de un templo a otro irás en tuk-tuk, olvida la bicicleta si no quieres desfallecer. Aunque en el mapa veas que los templos están cerca, en realidad no lo están, por lo que cuando termines de ver uno, sales por la puerta que ye haya indicado tu conductor (que no te acompaña en la visita), buscas su Tuk-tuk y te llevará al siguiente templo.

“CORTO"  
- Angkor Wat: Es el símbolo de Camboya y el templo principal. En él solo vivía la elite del imperio Jemer.
- Muralla de Angkor Thom.
- Bayon: Conocido como el templo de las caras sonrientes y su multitud de torres.
Baphuon: templo dedicado al Dios Shiva construido sobre una colina. Puedes subir arriba para ver el interior y las vistas. 
- Phimeanakas.
- Terraza de los Elefantes. Es un mural con elefantes tallados, se ve desde el Tuk-tuk.
Terraza del Rey Leproso.
- Los pequeños templos de Preah Palilay y Tep Pranam.
Ta Prohm: Este era el famoso templo donde se grabó la película de Tomb Raider. Jayavarman VII lo mandó construir en honor a su madre en el siglo XII. Fue un monasterio budista y es impresionante, como hoy en día, la naturaleza se está apoderando de él.

“LARGO": Incluye templos cercanos al centro, si no los has visto el día anterior, y otros que están algo más alejados: Pre Rup, East Mebon, Ta Som, Neak Poan y Preah Khan. Lo hicimos, recomendados, en sentido contrario al habitual: mejor, mucha menos gente…

En ambos circuitos se ven el mismo número de templos. La diferencia está en que en el circuito largo los templos están más alejados y por eso tardas más tiempo en visitarlos. Si vas a visitar Angkor en solo 2 días es 100% aconsejable seguir estos 2 circuitos. 















































Para terminar, bienvenidos al Templo de ANGKOR WAT.

He de decir que quizás no fue el más impactante, pero la primera sensación que uno tiene al verlo solo es comparable a la que producen lugares muy escogidos en el mundo.
Construido por Suryavarman II (1112-1150) es uno de los monumentos más brillantes concebidos por la hombre. Tiene 800 metros de bajorrelieves y una torre de 55 metros, que hace del conjunto algo sublime.
Angkor es famoso por sus seductoras apsaras (ninfas divinas). Hay casi 2000 talladas en las paredes.
La mezcla de espiritualidad y de simetría era asombrosa.


















La visita a Angkor ha sido algo que, con la experiencia acumulada, me ha llevado a un estado de disfrute máximo en el que todo lo que uno siente y percibe en un viaje tan asombroso e interesante como éste se entiende y se asume con pasión contenida y desde notables niveles de naturalidadpor suerte, sigo dando en la tecla.


LAGO TONLE SAP: ¿ TURISMO RESPONSABLE ?

Leímos en no pocos blogs fiables y en foros de viajes que visitar la aldea flotante de Kampong Khleang, situada en el lago Tonle Sap (cerca de Siem Reap), como era nuestra firme intención, se podía convertir en una situación muy embarazosa si lo hacías en una (cara) excursión "organizada", porque implicaba visitar un lugar con gente muy pobre, en condiciones lamentables, tomar fotos y marcharte dejando mucho dinero a los organizadores… que no llega a la comunidad local. 
Por ello no fuimos y elegimos otra alternativa en moto que ya he comentado, más interesante… y emocionante que coger un barco con turistas.

A saber: El lago Tonle Sap (gigante, con unos 2.600 km2, si bien en época de lluvias se puede multiplicar hasta por diez!) está casi en el centro de Camboya.

Allí viven muchas familias vietnamitas y hay cerca de 200 aldeas flotantesLa gente, muy humilde, pesca, se baña, lavan platos, beben agua, construyen escuelas, casas, talleres, templos, hay mucha vida y es el lago de agua dulce más grande del sudeste asiático.
El dinero que pagas por visitar estas aldeas, de alguna forma, debería contribuir a mejorar sus condiciones. Pero lo enfocan como un espectáculo y por ello resulta triste contribuir al enriquecimiento de algunos a costa de la imagen de las aldeas. 

Para evitar sentir vergüenza y remordimiento por poder estar contribuyendo a un negocio de explotación, no hicimos ese caro tour organizado.
Y es que el Slum Tourism (“Turismo de Suburbios”) se está poniendo de moda en algunos países y yo solo puedo recomendar que trates de ayudar de otra manera… si esa es tu intención, claro. 

Creo que quizás aquí lo más grave no es que unos tour operadores locales desalmados te lleven allí desde Siem Reap como una “churrera” y se forren (65 usd por persona, que allí es un dineral) mostrándote pobreza, sino que se haga turismo para hacer un par de fotos a unos niños pobres y marcharnos. 

Pero probablemente, si vas por tu cuenta y tratas de organizar algo más privado, alternativo, y por fuera de los circuitos turísticos organizados desde Siem Reap, y además llevas algo de ropa, juguetes, medicinas, etc. te puedas llevar mejor impresión y una mayor satisfacción viajera, más estimulante y gratificante. Sin duda, el Lago Tonle Sap es mágico e impresiona.

En fin, ha sido un viaje de mucho “pout pourri” y para mí una gozada. De los que a mí me gustan. No se puede pedir más, muchos contrastes, aventura, descanso… he disfrutado mucho, y algunas fotografías hacen pódium en mis viajes de similar perfil.

Pero has de saber que existen otras muchas maneras de visitar por tu cuenta todos estos lugares fascinantes de Camboya, complementándolos con destinos tan atrayentes como Vietnam, Singapur, Filipinas… o con Laos (que algún día visitaré sin duda).

Porque en realidad, gracias a la existencia de la barata y fiable Air Asia y su tupida red de destinos en el sudeste asiático, puedes conformar múltiples opciones de itinerario: todo está relativamente cerca y, en el sudeste asiático, los destinos son económicos.




Y, como siempre, seguir viajando por el mundo con mi hija es una verdadera gozada. También con más de 50 países a sus espaldas y que empezó viajando a lo grande con tan solo tres añitos a Colombia, mantiene la esencia de un espíritu innato muy aventurero, abierto, tolerante y permeable a todas las vivencias e influencias culturales, sin juzgar y empatizando con todo lo que nos rodea en un MUNDO que, como título de este Blog, NO ES UN PAÑUELO.

Dejo un pequeño video del viaje
https://youtu.be/T88rmnDiQoA


En breve viajaré de nuevo al Africa Negra, aunque con un plan más de relax: isla Mauricio e isla Rodrigues. 

Un destino puede que injustamente estereotipado, que siempre he postergado por otras opciones a priori más interesantes, pero que promete ser una experiencia, alternativa a los hoteles de lujo, en la que tengo fundadas expectativas de que sea ser otro viaje memorable en familia como ya lo fue Zanzibar, en Tanzania, las pasadas Navidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario